Capcom desarrolló con éxito la continuación de Commando, juego que daba la hora en los años 80, y que regresó con nuevo diseño presto a satisfacer las actuales exigencias de los seguidores de los juegos de acción con el juego Wolf of the Battlefield: Commando 3 desarrollado para los canales de descarga de las consolas Xbox 360 Y PS3. Wolf of the Battlefield: Commando 3 tuvo lanzamiento en Xbox Live Arcade y PlayStation Network en junio para que lo puedas descargar por 800 puntos.

Commando 3 mantiene esa acción desenfrenada que caracterizaba a la famosa versión ochentera, donde quien triunfaba era aquel que entendía que la base del juego era ir disparando a todo enemigo que encontráramos a nuestro pasó y, claro esta, el evitar que todo proyectil lanzado por ellos impacte en nosotros.

El primer paso es escoger nuestro personaje. Aquí tenemos a Fox, quien sobresale por su velocidad pero cuenta con pocas vidas, al corpulento Coyote y a Wolf, que podría ser el más parejo que los antes mencionados ya que cuenta con buenas armas, velocidad intermedia y regular cantidad de vidas.

En los 5 niveles del videojuego iremos avanzando en forma vertical, disparando a todo aquel que se interponga en nuestro camino, estando siempre bien atentos pues nuestros enemigos se presentan por montones y a cada momento. El hecho de compartir este juego con otros, le da una cuota adicional de diversión, y mucho cuidado al escoger un compañero, pues verán que las vidas son compartidas y no queremos que aquello que habíamos avanzado nosotros se eche a perder por el poco esfuerzo de otros.

Los gráficos nos muestran un entorno mejor modelado y una fijación marcada en detallar mejor los objetos, armamento y vehículos aunque todavía hay mucho que mejorar en los personajes y sus características. Con una música que combina perfecto con los ambientes en donde nos internamos , un diseño que no trae mucho de novedad pero cumple bien con su trabajo, Wolf of the Battlefield, llegó para alegrar a los leales fanáticos de Commando y dispuesto a convertirse en el preferido de los que odian las introducciones y sólo quieren comenzar a disparar.

María Sánchez Montes 13 | 10 | 2008