Desde la sede de Redmond, los laboratorios y los investigadores de Microsoft, utilizando la tecnología de Kinect junto con los ‘pico-projectors’ (proyectores de bolsillo) se crearon aplicaciones para poder aprovechar la gran cantidad de espacios planos del mundo. Pidieron a su equipo que imaginasen la pantalla táctil más grande del mundo, limitada simplemente por el espacio físico que se podía proyectar en él. Así es como nació OmniTouch.

Mediante el uso de un proyector de bolsillo y un sensor de profundidad de campo similar a Kinect colocados sobre el hombro, OmniTouch crea una superficie multitáctil donde los usuarios pueden interactuar con el uso de las manos tal y como podréis observar en el vídeo demo que os ofrecemos a continuación.

Las aplicaciones de OmniTouch en la vida real son infinitas. Imaginaos, por ejemplo, que estáis cenando con vuestros amigos en un restaurante y queréis dividir la cuenta para saber a cuánto salís por persona, será tan simple como proyectar una calculadora sobre la mesa y pulsar con vuestros propios dedos sobre ella. Podríais incluso proyectar un teclado sobre vuestro brazo para realizar una llamada telefónica o enviar un mail.

En esta fase del desarrollo el OmniTouch se presenta un poco voluminoso, pero se espera conseguir futuras versiones mucho más manejables.

Las aplicaciones de la tecnología OmniTouch al mundo de los videojuegos podría ofrecer todo un abanico de posibilidades. Con un simple accesorio sobre nuestro hombro podríamos interactuar con nuestros videojuegos favoritos de un modo sorprendente.

Sin más os dejamos que disfrutéis de esta insólita aplicación:

Silvia Galiana 19 | 10 | 2011