carcel
Matthew Crippen, californiano de 27 años, se enfrenta a un posible pena de 10 años de carcel por modificar y posteriormente vender consolas que permitían al comprador utilizar juegos piratas. El joven se ha declarado inocente y ha pagado la fianza impuesta por el juez de 5.000 dólares. La detención de este personaje es uno de los múltiples actos que se están llevando a cabo en los EEUU en contra de la piratería, uno de los temas de moda en la administración Obama.

La ley conocida como Digital Millenium Copyright Act declara la prohibición de modificar un dispositivo de cualquier tipo para poder utilizar materiales que inhabiliten la protección de copyright del producto. Si a ello sumamos la posterior busqueda de beneficios, el amigo Crippen lo tiene complicado para librarse, al menos, de una buena multa. Multa que, por otra parte, no parece que le importe mucho pagar, teniendo en cuenta con que facilidad ha dado el dinero de la fianza.

Durante la detención del individuo, los agentes se incautaron de varias consolas modificas de todas las marcas actuales del mercado. Fue la Entertainment Software Association la encargada de dar la voz de alarma ante tal situación.
consolas pirata

Antonio López 06 | 08 | 2009