Cómo no va a estar asustado el desarrollador de Flappy Bird del poder de adicción que tienen los videojuegos cuando se leen cosas como esta: un americano ha sido arrestado por no parar de jugar a Grand Theft Auto V después de que su hijastro de dos años se rompiera una pierna. Y es que, en lugar de llevar al pequeño al hospital inmediatamente, Luis Matienzo jugó primero dos horas a GTA V y cuando se hizo la hora de recoger a su esposa, aprovechó para llevar al niño a Urgencias. Ya de paso.

Grand Theft Auto V

Durante dos horas el niño de dos años estuvo llorando sin parar con un fémur roto, según ha publicado el Chicago Tribune. Se desconoce la causa de la lesión pero Matienzo ha declarado que era consciente de la misma, pero que en ese momento estaba jugando a GTA V. El padrastro del año solo tiene 19 años.

La policía le ha impuesto una fianza de 1000 dólares por su comportamiento. Y esperamos que la madre haya tomado otras medidas más drásticas.

Grand Theft Auto V

Fuente: Chicago Tribune

Rocío González en 24 | 03 | 2014