La psicóloga Daphne Maure ha llevado a cabo una investigación en la que analiza que las personas que nacen con cataratas pueden mejorar su visión gracias al videojuego Medal of Honor.

LOS RESULTADOS DEL ESTUDIO

La doctora Maurer, de 56 años, es la Directora del Laboratorio de Desarrollo Visual de la Universidad McMaster en Ontario. Ha desarrollado, a través de un seguimiento a los bebes que nacen con deficiencias visuales, un estudio longitudinal para aprender como se desarrollan a lo largo de su vida con esta privación sensorial temprana.

Pese a declarar que no ha jugado nunca a un videojuego y que tampoco se imagina haciéndolo, la doctora los ha utilizado como herramienta en su estudio. Todo comenzó cuando leyó un estudio de la Universidad de Rochester, en la que demostraban que los videojuegos mejoraban la visión de las personas con vista normal, por lo que pensó que igual podía ocurrir lo mismo en las personas con problemas de visión y así fue. Solicitó voluntarios entre sus pacientes, que pusieron a prueba su visión durante cinco horas de juego, posteriormente durante diez horas y finalmente durante diez horas semanales. Eso sí, siempre sin ser dos horas de juego seguidas. En todos ellos se había producido al cabo de un mes alguna mejora.

Así se pudo estudiar como la clave del éxito reside en que las personas necesitan de ambientes enriquecidos visualmente, como puede ser un videojuego. Se utilizó para el estudio Call of Duty, un videojuego en primera persona que requiere controlar un amplio campo visual porque el enemigo puede venir de cualquier parte y en cualquier momento. Se probó también con el clásico videojuego Tetris, pero al ser de una sola perspectiva la mejora no ocurrió.

Carmen Corona 30 | 08 | 2012