final forza 3
Leyendo una de las webs del sector me enteré de que había cierto concurso donde el ganador podía conseguir 15.000 euros; el problema es que no tenía ni la consola ni el juego, así que al día siguiente me compré una Xbox 360, el Forza 3 y el volante de Microsoft. No vayan a imaginarse ustedes que mi “don” se desarrolló en un mes, no, ya fui finalista de la primera edición del GT Academy, y aparte de ser un apasionado del motor, juego bastante a menudo a simuladores de coches e incluso tengo mi propio cockpit en casa. Clasificarse para la final realmente no me costó todo el esfuerzo que yo esperaba —apenas le dediqué tiempo—, aunque tenía un contendiente duro de roer, pero conseguí llevarme el gato al agua.

Me alegré mucho de que fuera todo a gastos pagados (puesto que así debería ser SIEMPRE) ya que la experiencia del GT Academy me dejo un sabor agrio: el transporte me lo tuve que costear yo (80€ de gasolina), así que esperaba que me dieran algo más que las gracias, pero no, me dieron una gorra y una camiseta. En fin, volviendo a la final del Forza 3, todo apuntaba muy buenas maneras, tenía confianza y todo estaba muy bien organizado, horarios, transporte (incluso cena en el tren)… un diez para Microsoft. En la ida conocí a Javier, un buen tío con el que se podía hablar de todo; enseguida hicimos migas y me propuso hacer esta crónica.
final forza motorsport 3forza motorsport 3 xbox 360
El viaje entretenido, distendido, hablando con mi mejor amigo —el de toda la vida— de todo menos de videojuegos. Eso ayuda mucho a calmar nervios que, una vez en el circuito, ya aparecerían por sí solos. Una vez llegamos a la estación nos comimos una birria de bocadillo y al rato montamos en el autobús, entre tanto charrábamos con nuestro nuevo acompañante.

Ahí estaba, en circuito de Montmeló, cada vez se acercaba mas la hora de darlo todo. Al principio era un poco caótico, mucha gente por todos lados, los cockpits preparados, con cascos de audio para insonorizar (perfecto), fotógrafos y cámaras. Parecía un gran evento, nos reunieron a todos los finalistas y nos hicieron un montón de fotos. A mi me entrevistaron —esa tarde parecía alguien importante y todo, por un día me sentí estrella—, pero al plato fuerte estaba por venir….el Ferrari.

Que pasada de coche, aunque como ya he entrado a circuito bastantes veces con mis propios vehículos estaba más que tranquilo. El que conducía era un piloto profesional y aunque la pista estaba mojada tenia la situación súper controlada; un par de acelerones, unos cuantos cambios rapidísimos de una caja de cambios de doble embrague automática y 470cv rugiendo como desbocados, antes de darte cuenta ya estabas en el pit line…. lástima que estuviera mojado, aún hoy me pregunto cómo cabia aquél cámara en los escuetos asientos traseros , el mismo que me pidió que describiera las curvas del circuito al micrófono que me habían puesto. Hice lo que pude, no quería quedar como un tonto al lado del piloto que nos llevaba en aquel bólido rojo, así que dije cuatro obviedades y poco más.

evento forza 3forza 3 xbox 360
Una vez dada la vuelta se presento ante nosotros un pedazo de campeón como Jorge Lorenzo. Unas palabras para presentarlo y enseguida la avalancha de gente que se lo quería llevar a casa. Mi amigo y yo nos hicimos varias fotos con él, me pareció un tío muy enrollado….y más bajito de lo que parece en la tele.

Bueno, se acabó la tranquilidad ahora que nos toca a nosotros. Las reglas parecían claras, pero al final se montó un pitote porque uno de los puestos de conducción no funcionaba correctamente, así que improvisaron sobre la marcha, lo cual me fastidió bastante. Tanto mareo me desconcentró, la verdad, pero bueno, supongo que sería lo mismo para todos y además habían dos chavales que destacaban sobre el resto: Ángel y Agustín, justos finalistas. Mi carrera fue una pifia, aunque de cuatro quedé tercero, el segundo puesto debería ser mío por que iba mas rápido que él, pero entre que no me adapte bien al cockpit y que corría un airecillo por los pies que los tenia tiesos me salí en un par de curvas y me fue imposible alcanzarlo. En fin, excusas de mal perdedor, ni siquiera la sonrisa de la Pit Baby que asignaron al puesto que ocupaba me consolaba. El único consuelo es que no fui el último, así que la posibilidad de los 15.000 se esfumó en escasos 4 minutos. Cuando se alejaba el coche de delante veía desaparecer el cheque ante mí… en fin, poco podía hacer la verdad, había contrincantes mejores que yo.
forza 3 championscronica forza 3
Una vez terminada la carrera y ya con el vencedor en el pódium (felicidades Ángel), ya solo pensábamos en los regalos que (esta vez sí) nos iban a dar: unas zapatillas, una camiseta, y un mando edición limitada. Así que, con la bolsa del botín en mis manos, nos dispusimos a regresar a casa. La vuelta se hizo bastante larga, y la cena que nos dieron en el tren a base de verduras nos mató del todo. En fin, pasé un día muy bueno, con mi mejor amigo como acompañante, monté en un Ferrari, conocí en persona a Jorge Lorenzo y me traje a casa unos cuantos souvenires; y lo mejor de todo, esta vez no me costó un duro. Bueno, exceptuando la consola, el volante y el juego….. al menos ya los tengo para el Forza 4. Gracias por este día Microsoft.

SOBRE EL AUTOR: Sergio García Maestre es un especialista en videojuegos de conducción, tiene una conexión directa con el mundo del motor y ha participado en finales como la de GT Academy, encontrando un espacio también en las últimas fases del Torneo Forza Motorsport 3. A partir del día de hoy, se une al equipo de juegosDB como especialista en títulos de conducción.

Sergio García 22 | 01 | 2010