The Witcher 2: Assassins of Kings (PC) acaba de recibir el retrasado parche 1.1, la actualización que en teoría simplificaría la instalación del juego y resolverá los múltiples problemas de su activación. Otra de las novedades más llamativas del parche es que ha desactivado la protección, demostrando lo mucho que CD Projekt confía en su público.

“El cambio más destacado es la desactivación de la protección DRM a nivel mundial”, os reitera la nota que acompaña el parche. “Esto les da a los jugadores la libertad de instalar y jugar al título en cualquier número de ordenadores, y no es necesaria un código de activación“.

“Otras mejores a destacar incluyen el aumento del frame rate de un 30% aproximadamente, que se notará especialmente en los sistemas de especificaciones bajas y que tenían protección”. ¿Significa eso que el sistema de protección utilizado en la mayoría de las copias era el responsable de muchos de los problemas ocasionados en The Witcher 2?

Daniel Cáceres 27 | 05 | 2011