En una reciente entrevista en la revista Edge, Bethesda, empresa desarrolladora de The Elder Scrolls V: Skyrim ha confesado la dificultad de crear un mundo cohesivo y consistente cuando el mapeado llega a niveles de extensión tan grandes como los de la saga Elder Scrolls.

Todd Howard, de Bethesda, asegura que es un trabajo difícil pues resulta complicado escribir lineas narrativas, así como misiones secundarias, ya sea en mazmorras o no, que entre ellas cohesionen y no creen en el jugador un sentimiento de ruptura.

Los diseñadores, dice, tienen toneladas de trabajo para que el mundo no se convierta en una serie de secciones y resulte un todo único, consistente y en el que no se diferencien las distintas ciudades del resto del mapa. The Elder Scrolls V: Skyrim saldrá el once de noviembre de este mismo año, convirtiéndose en uno de los juegos más esperados del año.

Adrián Hernán 20 | 07 | 2011