Durante los dos últimos fines de semana he tenido la oportunidad de jugar la beta del juego que más espero este 2014. No es otra que la de The Elder Scrolls Online, un MMORPG que tiene prevista su salida en abril para PC y a principios de verano para PS4 y Xbox One.

Como habréis imaginado, esto no es un análisis de lo que he visto en la beta ya que eso podéis leerlo a estas alturas en montones de páginas web. Es una opinión muy personal sobre el juego y lo que me he divertido con la beta.

Empezaré diciendo que aunque soy un jugador habitual, no puedo dedicarle más de 3 o 4 horas por semana, así que plantearme jugar a un juego de rol online es algo lejos de mis posibilidades reales para poder disfrutarlo, pero posiblemente The Elder Scrolls Online sea el juego que me haga cambiar de idea y, por fin, me decida dar el salto a los MMORPG.

He jugado y terminado tanto Oblivion como Skyrim y son el juego de rol casi perfecto. Pongo el casi porque entiendo que todo es mejorable. La historia, el nivel de NPC, el mundo del juego, la evolución de los personajes, las características… en fin, han sido juegos que han marcado un antes y un después en lo que a videojuegos de rol se refiere.

TESO

Ahora llega la parte online, que es la que he podido probar. Diré, a nivel técnico, que el juego me parece notable, como ha sido toda la saga. Para mi gusto gana mucho en escenarios abiertos donde el motor del juego muestra todo su esplendor (y eso que mi PC ya tiene unos cuantos años). A pesar de no contar con un equipo de última generación el juego funciona a las mil maravillas y se me ha ido el miedo a tener que actualizar el PC para poder disfrutar al 100%.

Lo que es el juego en sí. La verdad que poco ha tenido de online más allá de hacer dos o tres misiones acompañado de otros usuarios. No he podido probar las misiones PvP por incompatibilidad de horario así que no sé cómo serán los combates entre jugadores.

The Elder Scrolls Online

Al empezar la partida solo notas que estás en un juego online porque no eres el único que está matando enemigos, pero como es habitual al empezar el juego, puedes ir desenvolviéndote en solitario. Es casi como jugar a una versión de Skyrim aunque enseguida detectas que con muchas menos armas en los enemigos para recolectar y pocas monedas dejadas, obviamente para no enriquecer a los jugadores de forma sencilla. Pero por lo demás, te acostumbrarás en seguida al modo de juego si ya has jugado a versiones anteriores de la misma saga.

Avancé un poco e hice alguna misión en grupo, aunque mi inexperiencia en este tipo de juegos me hizo ser un poco pardillo sobre cómo saber que misiones atacar y cuáles no, pero es más un defecto de un servidor que del juego (supongo).

The Elder Scrolls

En definitiva, un gran juego que ahora mismo tiene todas las papeletas para que acabe en mi colección y signifique un gasto mensual de 13 euros, que es lo que parece costará la suscripción mensual. Y tú ¿jugarás a The Elder Scrolls Onlie?

Álex García 10 | 02 | 2014