Antes de los ataques a París del pasado viernes, el ministro belga Jan Jambon había comentado que los servicios de seguridad internacionales tenían dificultad para descifrar las comunicaciones que tenían lugar a través de PlayStation 4. En ese mismo debate arguyó que la popular consola de Sony es más segura que WhatsApp y poco después publicó un artículo que titulaba “Por qué los terroristas aman la PS4”.

PlayStation White logo

Al día siguiente de los ataques en los que 129 personas fueron asesinadas y otros cientos resultaron heridas, Forbes publicaba en su web que los ataques se podrían haber planeado a través de PlayStation 4.

Ante esta información, Sony no ha tardado en contestar:

PlayStation permite la comunicación entre amigos y jugadores y, como en todos los aparatos modernos, de esto se puede abusar. Sin embargo, nosotros nos tomamos nuestra responsabilidad para proteger a nuestros usuarios seriamente y les pedimos a ellos y nuestros socios que informen de actividades que pueden ser ofensivas, sospechosas o ilegales. Cuando identificamos  o nos notifican alguna conducta así, estamos comprometidos para tomar las acciones que sean necesarias junto a las autoridades. Y así seguiremos haciéndolo.

Como bien dice Sony, es un abuso lo que los terroristas hacen de internet y los aparatos con los que podemos conectarnos, y PlayStation no puede escapar de ese uso, como tampoco ordenadores, móviles o cualquier otro instrumento.

Rocío González en 17 | 11 | 2015