La piratería y Sony han sido enemigos desde tiempos inmemoriables. Cada consola que Sony saca al mercado es motivo del abordaje por parte de los piratas informáticos los cuales modifican, cambian y saquean las consolas, hasta conseguir emular los juegos del catálogo de la misma sin tener que gastarse un euro en ellos. Esto supone, no sólo la pérdida de millones de euros para la empresa, sino que en muchas ocasiones, el efecto dómino de dichos actos afecta a otras compañías desarrolladoras de juegos, publicistas, grafistas, diseñadores… que ven como su trabajo del que deberían de comer, no les aporta beneficios puesto que un grupo de saboteadores les está quitando el pan.

Esta vez Sony se ha planteado muy seriamente el tema y tras ir a por los culpables del reciente pirateo de la Playstation 3 y llevarlos a los tribunales, se plantea nuevas soluciones para evitar que su consola sea objeto de pirateos y modificaciones. Varias son las opciones que circulan por la red entre ellas las que mas peso tienen son: por un lado, la creación de un nuevo modelo de PS3 el cual sea blindado, sin ranuras por las cuales los piratas puedan acceder al interior de la máquina y con sistemas antihackeo, antimodificación…Se rumorea, que este nuevo modelo de PS3 lleva ya años en desarrollo y que podríamos verlo en el próximo E3. Por otra parte, otra solución en la que podría estar trabajando Sony es el sistema de actualizaciones automáticas sin necesidad de autorización por parte del jugador, como ocurre en la nueva Nintendo 3DS, asegurándose así que los usuarios no puedan modificar sus consolas.

Sea cual sea la solución que presente Sony ante el pirateo de consolas, deberá de ser una solución real, efectiva y estudiada, puesto que son muchos los hackers que toman como reto personal el hecho de poder modificar la consola de Sony. La compañía nipona está dispuesta a luchar con uñas y dientes hasta el final y no permitirá que sus productos sean mancillados de esta manera. El pirateo no sólo afecta a las grandes compañías como Sony o Microsoft, sino que mucha gente se ve afectada por él, con las consecuentes cancelaciones de juegos e incluso llegando al cierre de compañías. La piratería no es un juego y el tema es como para ponerse serio y con cara de malo de película, confiemos en que las compañías encuentren alguna solución ante un hecho que perjudica de mala manera a un sector que se basa en el entretenimiento y no en la destrucción.

Victor Monfort 13 | 04 | 2011