La encuesta que Microsoft llevó a cabo hasta hace poco bajo el lema Play Smart, Play Safe, descubrió que un 75 por ciento de los padres en el Reino Unido apoyan el hecho que sus hijos se diviertan con videojuegos, pues lo ven como algo valioso para los hijos y las familias.

Un 61 por ciento de padres piensan que los juegos son una gran experiencia social, mientras que un 52 por ciento tiene la idea que estos permiten reunir a toda la familia en una actividad. Para un 80 por ciento de padres encuestados los juegos son un elemento esencial dentro del ocio doméstico.

Este estudio también sirvió para conocer cuantos padres se preocupan por saber que juegan sus hijos. Según los datos publicados un 73 por ciento de padres dijo que conoce los controles parentales incluidos en sistema de entretenimiento y juegos y el 94% afirmo sentirse personalmente responsable de evaluar la calificación por edades al momento de comprar un juego.

En cuanto a los hijos encuestados un 47 por ciento dijo que sus padres no comprueban si los títulos son apropiados para su edad, mientras que un 69 por ciento manifestó que le gustaría tener a sus padres preocupados por este tema. Algo más de 90% de niños afirmó que son conscientes de los controles parentales y la calificación por edades.

Una de las partes más interesantes de la encuesta fue cuando se abordo el tema de las relaciones con otros jugadores en las partidas online. Un 42 por ciento de padres manifestaron su preocupación porque sus hijos jugaran con usuarios mayores que ellos.

Finalmente, por su parte un 95 por ciento de los hijos dijo que no han tenido ningún inconveniente cuando han tenido partidas online con adultos.

María Sánchez Montes 07 | 03 | 2009