El creativo japonés Shinji Mikami, creador de Resident Evil y responsable del reciente The Evil Within, ha asegurado en una entrevista a The Guardian que prefiere que las mujeres que incluye en sus juegos sean independientes y que intenta retratarlas como algo más que un regalo para la vista.

Rebecca Chambers, personaje que menos le gusta a Shinji Mikami

Con las miradas que el GG está levantando entorno al papel de la mujer en la industria, los cambios que aporta, la evolución de la misma al abrirse en diferentes tipos de jugadores (etc.), que un creativo como Mikami se posicione de manera tan clara es de agradecer. Otra es que parece mentira que en el siglo XXI esto nos parezca noticia y digno de halago. Y sin embargo lo es:

No sé si he puesto más énfasis en personajes femeninos, pero cuando las presento, nunca es como objetos. En algunos juegos, son personajes periféricos con ridículas físicas de pechos. Yo evite ese tipo de erotismo obvio. Y tampoco me gustan los personajes femeninos que son sumisos a los masculinos, o a la situación en la que se encuentran. No mostraré a mujeres de esa manera. Creo mujeres que descubren su independencia conforme el juego avanza, o que ya son conscientes de ello pero tienen que ponerse a prueba con una serie de retos.

Si tuviera que mencionar el nombre del personaje femenino que menos me gusta, ese sería Rebecca Chambers. Es conformista, no es independiente. No quería incluirla pero el equipo quería ese tipo de personaje en el juego, por la razón que fuera. Estoy seguro que tenía sentido para ellos. Y en Japón el personaje es muy popular.

El tipo de mujer que no le gusta incluir a Mikami en un videojuego es ese prototipo que señala Anita Sarkeesian en sus vídeos de “Tropes vs Women”, donde se repasa la frecuencia con la que los personajes femeninos son tetas a un lado de la pantalla cuyos diálogos sirven para alimentar el ego del protagonista o ponerle cachondo, o damiselas en peligro a la espera de un rescate del príncipe azul. Por levantar la voz, Anita Sarkeesian se ha erigido en objetivo número 1 de los gamers intolerantes, hasta el punto de soportar amenazas de muerte, que unos días atrás evitaban que diera una charla en una universidad de Utah.

 

Fuente: Develop

Rocío González en 23 | 10 | 2014