El padre del maravillo BioShock, Ken Levine, ha expresado su punto de vista sobre el tema tabú del mundo de los videojuegos: el sexo. Según ha explicado el artista, la mayoría de gente ajena a la industria lo entiende como algo para niños y por ello las escenas sexuales resultan tan escasas y poco interesantes en la mayoría de títulos que apuestan por ofrecerlas.

“Creo que esto va sobre gente que no entiende de qué va esto. Si te paras a pensar en la cantidad de desnudos que aparecen en un videojuego… realmente no son ni desnudos. Se trata de marionetas sin ropa. Hay otro problemas, claro está. El sexo en los videojuegos es muy tonto en estos momentos porque, repito, son marionetas sin ropa”, comentó al medio VG247.

Además, añadió: “El hecho de que se genere controversia dice mucho de la percepción que de la industria tiene la gente, que se piensa que estamos haciendo juguetes o algo así, cuando se trata de una forma de expresión artística para todo rango de edades”.

Antonio López 09 | 04 | 2011