Kinect de Microsoft, PlayStation Move de Sony… todos estos nuevos periféricos de detección de movimiento tienen un objetivo común: abarcar la mayor audiencia posible. Poco sospechaban estas dos compañías que SEGA Japón les pasaría por delante al encontrar y explotar el nicho definitivo, el lugar en el que, tarde o temprano, debe pasar el público masculino. Grandes, pequeños, solteros o padres de familias numerosas… todos tienen que ir al lavabo en algún momento del día.

TOYLET

No, no nos hemos vuelto locos (todo llegará); dejamos la rigurosidad informativa a un lado para compartir con vosotros un invento extraño que sólo podía surgir del país del Sol Naciente: un detector que se instala en urinarios públicos para que el personal pueda divertirse mientras orina.

El aparato, ideado por SEGA Japón, detecta la velocidad y la cantidad de orín del “usuario” y adapta el resultado a una serie de mini-juegos que se producen en una pantallita instalada en la parte superior del urinario. ¡Apuntad bien! ¡Limpiad una pared de grafittis! ¿Subidle la falda a una damisela? En fin…

¿Y cuál es el objetivo de todo esto? Como el transeúnte estará embobado mirando la pantalla, SEGA aprovechará la ocasión para ir colando anuncios. Teniendo en cuenta que su audiencia potencial abarca todos los hombres de Japón, ¡seguro que le saldrán contratos promocionales a mansalva! Es para mear… y echar bastantes gotas.

Daniel Cáceres 23 | 01 | 2012