Paciencia, esa es la palabra que más deben haber escuchado los encargados de Valve por las duras críticas que han tenido que soportar de la legión de seguidores que ha comprado Left 4 Dead. Y no es para menos, puesto que poco después de poner a la venta el juego anunciaron que sacarían la segunda parte. Eso no sería un problema en otro caso, pero en el que nos ocupa parece que han maltratado al usuario, como siempre, con esta política comercial. Y es que no se puede sacar un juego, al precio al que están actualmente, y anunciarte que realmente está a medias y que necesitan empezar de cero con otro producto, en vez de exprimir el primero y actualizarlo como es debido.
left 4 dead
Sea como sea, Valve sabe que no va a perder. Las ventas de la primera parte y el mayor número de reservas que tiene ya la segunda lo certifican. Y no se equivocan porque saben que lo que tienen entre manos es muy grande. Tal vez, desde mi punto de vista, uno de los mejores juegos que hay actualmente en el mercado sobre zombis, e incluso uno de los mejores de la historia, si me permitís decirlo. Os voy a contar un relato corto para no dormir:

Crónica de un campusero: “Estaba sentado junto a mis amigos entre esa red de cables y ordenadores llamada Campus Party. El ruido del ambiente era mitigado por los auriculares que llevaba puestos. La descarga iba a tope y me lo estaba pasando genial. Una de las cosas que me llama la atención en la Campus Party es la velocidad con que va todo, incluso las noticias “por voz”. Es curioso levantarte y ver 4000 ordenadores frente a ti con la gente jugando y gritándose órdenes unos a otros —de juego, ya me entendéis—. En una de esas ocasiones en que decidí estirarme vi a unas 30 personas, separadas entre sí, jugando a lo que parecía ser lo mismo. No le presté mucha atención ya que esto es común allí, pero cuando me vuelvo a sentar lo veo más de cerca, en el pc de mi amigo. “Zombis” –pensé- y cual Hommer Simpson viciadillo, con baba cayendo por mi barbilla, repetí como uno de esos zombis sin cerebro: “Quiero, quiero, quiero”. Ese fue el último día que recuerdo antes de este texto, creo que fui abducido por una realidad atemporal. Ahora creo que soy uno más de ellos, literalmente. Siempre juego en el bando de los zombis, tal es mi afición por ellos”.

Y así es como conocí esta maravilla del ocio. No me quedo corto, y creo que muchos estarán de acuerdo conmigo, en que este es uno de los mejores juegos de zombis jamás creados. No voy a negaros que soy totalmente arbitrario con este análisis, y espero que me comprendáis, aunque no por ello voy a dejar de tratar de hacer una valoración lo más objetiva posible. Si queréis un análisis profundo podéis mirar el que realizó nuestro compañero Freddy.

Left 4 Dead tiene una mecánica muy simple. Los grandes juegos siempre han tenido una mecánica muy simple, hable de Tetris, Monkey Island o Puzzle Bobble. Este no es una excepción, y no es más que disparar a todo lo que se mueva, excepto a tus compañeros, claro. Nos encontramos ante un shooter en primera persona con el gran añadido de que podemos enfrentarnos a cientos de zombis con la ayuda de nuestros otros tres compañeros. De esta forma, podemos jugar las misiones en compañía de hasta 3 amigos más (y si no, los maneja la IA); aunque también tenemos la opción de enfrentarnos en batallas versus en la que cuatro jugadores escogen zombis, y los otros cuatro a los pobres e indefensos humanos supervivientes de la última catástrofe vírica. Los supervivientes deben tratar de llegar al final del escenario mientras los zombis, obviamente, tratan de impedirlo. Tras finalizar la misión se comienza de nuevo invirtiendo los papeles. El que más puntos haya logrado al final, gana. Simple, llano, rápido.
left 4 dead 2 gameplay
El juego cooperativo requiere de mucha destreza y de la ayuda de todos. “Si uno falla, caemos todos”, esa es la cita que más se repite. Los jugadores novatos lo aprenden rápido. Para ello, cada personaje elige el arma que más le convenga al grupo, coge un botiquín y abre la primera puerta. A partir de ahí todo es tensión, carreras y disparos a los amigos que se cruzan huyendo de un grupo de zombis que tratan de comérselo. Porque aquí, amigos, los zombis no son lentos. Más bien todo lo contrario: son tan veloces que no te da tiempo a verlos, zigzagueando en sus movimientos hacia ti, esquivando lo máximo posible tus disparos. Nos recordará muchísimo a la película “28 Días Después”. Para los que no la hayan visto, se trata de un virus –qué novedad- que hace que las personas se hagan más agresivas. En esa película no son muertos en el sentido estricto de la palabra y, aunque se comportan como zombis, tienen la misma velocidad y furia que los engendros de “Soy Leyenda”, de Will Smith. Que sean así de rápidos no los desvirtúa ni los hace menos fieles al zombi clásico: los hace mejores… y hace que el juego sea superior. Para perfeccionar las cosas existen varios tipos de zombis, cada uno con sus características y a los que deberemos derrotar de maneras distintas. De nuevo, la colaboración en equipo es importante.

Como punto a favor las misiones no serán siempre iguales, ya que la IA del juego se encargará de sacarnos del apuro colocando un botiquín en algún sitio del mapeado cuando la cosa esté muy mal, y viceversa: nos dejará vendidos sin munición o botiquines cuando vea que nos estamos comportando de manera abusiva con sus pobres zombis.
left 4 deadl4dead2
El final de cada campaña siempre viene acompañado de un “THE END” de película, en la que la emoción y los nervios se disparan hasta lo exagerado. Tratar de aguantar 10 minutos con lo que tengas a mano a la espera de que llegue tu barco, o tu tanque del ejército, o tu helicóptero, mientras luchas por quitarte de encima a cientos de infectados que no paran de atravesar las ventanas y trepar las paredes, es una experiencia única que no debe perderse ningún aficionado del género. Abrirte paso entre ellos cuando ves tu salvación al final, mientras observas que tus compañeros no pueden y te gritan por el micrófono ¡huye tú! ¡Sálvate!, no tiene precio. No he vivido nunca un juego como este. Agotador. Acabas, descansas, se ralentizan las palpitaciones de tu corazón, y empiezas otra partida, porque no puedes parar.

El motor gráfico es excelente y maneja a la perfección y sin ralentizaciones todos los elementos en pantalla. Las texturas nos mostrarán detalles importantes sobre el virus que ha afectado a la población en forma de textos escritos junto a cadáveres, por ejemplo, aunque también es cierto que a veces se pueden hacer algo repetitivas. Por otro lado, un equipo de gama baja podrá moverlo sin problemas, y en la mayoría de los casos podremos disfrutar de la calidad máxima disponible con un equipo de gama media.
l4d
Por supuesto, la música no puede faltar. La variedad de temas se queda muy corta, y sólo la escucharemos en momentos clave, como cuando un superviviente ha sido agarrado por un zombi, cuando alguien resulte incapacitado, o justo antes de que se nos avecine una horda que nos envía la IA (ya he comentado que los zombis salen en sitios aleatorios). Eso sí, cumple perfectamente su cometido. Tal vez, poner más música al juego le habría quitado ese encanto que tiene el silencio. En las películas de zombis siempre hay un silencio que precede a los gritos. Es un silencio que se masca y que sabes que va a acabar, pero no cuándo. Pues eso mismo pasa aquí: el silencio no es bueno, sobre todo cuando puede haber un zombi tras la puerta oculto en la oscuridad.

La diversión, la acción sin diez segundos de descanso, la adrenalina disparada, los gráficos y todo lo que demuestra Left 4 Dead lo convertirá en un clásico del género. Y eso lo sabe Valve.

Left 4 Dead 2 sigue el mismo patrón. Matar zombis para llegar a la salvación, pero esta vez contamos con más armas, más tipos distintos de zombis y un nuevo modo de juego del que todavía no han hablado, amén de que ahora los zombis perderán brazos, piernas o cualquier otro miembro donde haya sido disparado. En pocas palabras: más gore para una secuela muy esperada. Hasta que llegue, nos conformaremos con la expansión de la primera parte que, para cuando leas esto puede haber salido ya.
plants-vs-zombiesplants vs zombies gameplay
Por último, me gustaría indicar una serie de juegos que se han hecho hueco en este sector, y que merecen una reseña porque han sabido enganchar al jugador en el mundo no muerto, ya sea con un humor o con terror.

Recomendado, sobre todo, Plants vs Zombies, fantástico juego de estrategia donde debes usar distintas plantas para acabar con una legión de zombis que no para de venir. En cada fase debes pensar una estrategia distinta para acabar con ellos. Aunque parece muy simple, tras la primera pantalla no podrás parar. Un título cargado de humor que te sacará más de una risa.

Stubbs, the Zombie. Innovador y original, en este juego veremos el lado humano desde el punto de vista del protagonista: un zombi macabro con el que, después de matar a nuestros enemigos, podremos usarlos como arma o incluso levantarlos para unirlos a nuestro ejército contra los humanos. También lleno de humor, pero humor negro.

The House of the Dead. Imposible no conocer este juego que ha llenado salas recreativas en sus primeras versiones. Si no lo conoces no estaría de más echarle un vistazo. Eso sí, necesitarás de una pistola para poder matar zombis. Lo bueno es que no tienes que preocuparte por la munición. Solo apunta y dispara.

Dead Island. Juego que promete bastante, aunque todavía no sabemos mucho más de él aparte de que tendremos 80 kilómetros cuadrados de terreno por explorar, atestado de zombis. En él tendremos libertad de movimiento para buscar a nuestra esposa tras un accidente.
Y hasta aquí nuestro pequeño homenaje a los muertos vivientes por excelencia. Si te gusta este género no dudes en echarle un vistazo a estos juegos. Y si no te gusta también te los recomendamos, porque la diversión y la emoción no te van a faltar nunca. Quién sabe, tal vez descubras que el miedo no está en tu diccionario, o que prefieres mirar tras la puerta, por si acaso…

“El cadáver tardó una hora en ascender el trecho que le separaba de la mansión a la que le habían ordenado ir. Todavía tenía manchas de sangre reseca sobre la cara, en el punto donde el chamán la había dejado caer. Los sonidos de la fiesta guiaron al zombi hacia su objetivo. El cuerpo sin alma se dirigió arrastrando los pies por el camino embarrado en que se había convertido la carretera tras las últimas lluvias torrenciales. El dueño de la mansión no había querido arreglar las lindes de la carretera, lo que provocó un desprendimiento que había causado estragos entre las chabolas de unos campesinos que vivían más abajo. El terrateniente no quiso hacerse responsable de sus muertes pues lo consideraba un accidente como muchos otros.

Dentro de la casa, en la terraza junto al acantilado, un hombre bebía las últimas gotas de vino que quedaban en su botella. Sus amigos charlaban en la mesa de cosas banales. El cadáver entró por el patio que daba directamente a la terraza, sin importarle si era descubierto o lo que pudiera pasarle. Cuando llegó al lugar donde minutos antes habían estado cenando, los presentes le dirigieron una mirada asustada, y al mismo tiempo preocupada. Una mujer que estaba sentada junto al dueño del hogar se levantó apresurada.
-¡Todo esto es por culpa de tu padre, que te permite muchas cosas! ¡Cariño, mira cómo está tu hijo!
-¿Ya te has vuelto a meter con esa gentuza? ¿No ves que son unos salvajes sin modales y sin cultura? ¿Qué te ha pasado? ¡Contesta! ¿Te has llevado una paliza en algún tugurio de mala muerte? –le recriminó su padre-.
La mujer se levantó y lo cogió del brazo.
-¡Estás helado! ¿Pero qué te ha pasado? Ven ahora mismo al baño. Mañana tendré unas palabras con tu padre. Volveremos a Londres, lo quiera o no.

El zombi siguió a la que fue su madre al interior de la vivienda dispuesto a ejecutar sus órdenes.
Pasada la noche, las autoridades encontraron el cadáver de una mujer en el baño, llena de mordiscos, tal y como habían encontrado a su marido y al resto de personas dispersas por la casa. Junto a uno de ellos vieron un fusil. Parece que hubo una trifulca familiar de terribles consecuencias. El hijo de ambos había sido terriblemente descuartizado y tenía la cara cubierta de sangre. Los vecinos dijeron no haber escuchado nada; nunca dijeron nada. La casa jamás volvió a ser habitada.”

REPORTAJE – ZOMBIS, ESAS ADORABLES CRIATURAS – ÍNDICE

PÁGINA 1 – Introducción

PÁGINA 2 – Resident Evil y Dead Rising

PÁGINA 3 – Left 4 Dead

David García Olmo 27 | 10 | 2009