Después de meses de espera, por fin lo tenemos en nuestra oficina. El sistema de control llamado a convertirse en uno de los nuevos cánones del sector, pretende ofrecer unas posibilidades de detección de movimientos eficaces y detalladas, dentro del marco interactivo que ofrece la consola Xbox 360 como sistema de juego de nueva generación.

¿Quién no ha soñado alguna vez con una interfaz jugable controlada por el movimiento de nuestro cuerpo? ¿O con un videojuego de fútbol donde poder dar efecto al balón mediante un preciso giro de pie? ¿Quién ha visto la película de Steven Spielberg, Minority Report, sin soñar con el día en el que controlar complejos menús solo dependa de las trayectorias que dibujemos con nuestras manos y brazos? Todo esto y mucho más es lo que plantea Kinect a día de hoy, en aras de revolucionar el mundo del videojuego liberando al usuario de la necesidad de contar con un mando de control para controlar a su personaje favorito.

Esta última década se ha caracterizado, atendiendo a las tendencias del mundo del entretenimiento interactivo y la comunicación, por la investigación dentro de los campos tecnológicos que requieren de la intervención física del usuario. Las crecientes exigencias de un público cada vez más unido a los dispositivos tecnológicos de última generación, ha desembocado en una sucesión de alternativas a los clásicos sistemas de control (basados en la pulsación de botones). La llegada de las pantallas táctiles es uno de los hechos más destacados, invadiendo tanto el mundo de los dispositivos móviles como el sector de la informática.

Controlar el escritorio de tu ordenador o manejar los menús del teléfono móvil utilizando este tipo de interfaz resultó ser sencillo e intuitivo. El siguiente paso está en pleno desarrollo y expansión: ya podemos divertirnos por medio de nuestro propio cuerpo, imitando los movimientos que hacen nuestros héroes para verlos traducidos en pantalla. En este sentido, Wii fue la pionera en lanzar un sistema de detección de movimientos que sustituía al clásico control, PlayStation sigue la estela de la compañía nipona mediante un avanzado mando que promete gran versatilidad jugable, y Microsoft nos ofrece una avanzada propuesta que pretende convertir nuestro cuerpo en el mando de control, sin ningún tipo de añadidos externos. Mediante un revolucionario sistema de detección el escaneo completo de nuestra figura al fin es posible, por lo que tenemos ante nosotros algo que, a priori, sugiere una decisión estratégica adelantada a nuestro tiempo y definida bajo un sinfín de posibilidades de interpretación desde el punto de vista del diseñador de videojuegos.

UNBOXING KINECT

Nada más abrir el cuidado packaging de Kinect, ojear el libro de instrucciones y desenvolver el dispositivo principal, lo que más nos llama la atención es su cuidado diseño. Siguiendo los patrones estéticos de la nueva Xbox 360 Slim, Kinect está realizado mediante un planteamiento minimalista a la par que contemporáneo; los acabados en negro brillante contrastan con las letras plateadas que rezan el nombre de la consola. La base, también en el mismo color, se sostiene gracias a un punto de anclaje plateado.

La vista frontal del dispositivo acoge las diferentes cámaras que hacen posible el sistema de detección de movimientos, mientras que a ambos lados podemos observar una rejilla que completan el conjunto visual del dispositivo. Kinect está diseñado siguiendo los cánones más vanguardistas, para que se integre dentro del espacio de forma natural, acompañando a los restantes elementos del salón de forma homogénea y elegante.

Parece mentira que dentro de este pequeño dispositivo se esconda una tecnología tan avanzada y versátil como la ideada por Microsoft. A partir de este momento, queda comprobar el comportamiento de Kinect dentro de variados planteamientos interactivos.

UN COMPLETO MATERIAL…

…para ponerlo a prueba. Kinectimals, Kinect Adventures!, Kinect Joy Ride, Kinect Sports y Dance Central. Este el catálogo que tenemos a nuestra disposición para evaluar las primeras sensaciones de Kinect. Lo primero que destaca es la decisión de Microsoft por remarcar una línea de juegos específica para su nuevo sistema de control, con la inclusión al principio del título de la palabra Kinect en la mayoría de los casos. Es evidente que la primera hornada que tenemos en nuestras manos va orientada hacia diversos perfiles de jugador, centrados a grandes rasgos en proporcionar diversión directa y sencilla con propuestas idóneas para disfrutar en familia o con los amigos. Jugadores de todas las edades podrán disfrutar con este nuevo elenco de propuestas jugables.

Pero la sorpresa no viene únicamente al comprobar el comportamiento de Kinect dentro del espacio escénico interactivo interpretado en cada uno de los videojuegos citados, ni mucho menos. El manejo de los menús de los diferentes títulos aporta sensaciones muy satisfactorias a la experiencia.

CONFIGURANDO KINECT

Nada más sacarlo de la caja, y siguiendo los consejos de la guía rápida incluida en el paquete, configurar Kinect será muy sencillo y divertido sea cual sea el modelo de Xbox 360 del que dispongamos. Después de conectarlo a una toma de corriente y a la parte posterior de la consola, se nos recomienda situarnos dentro de un perímetro lo suficientemente alejado de la pantalla como para que la detección sea perfecta. No obstante, el sistema Kinect también funciona en entornos más reducidos, pese a que lo ideal para disfrutar en compañía pasa por situar la consola en el salón más grande de la casa y apartar la mayoría de muebles que podamos.

Si no hemos actualizado la nueva versión del Dashboard de nuestra consola, dentro de Kinect Adventures encontraremos todo lo necesario para tener nuestra máquina a punto para la llegada de Kinect. Tras unas sencillas calibraciones, podremos al fin comenzar con la experiencia que ofrece este nuevo complemento de Xbox 360.

KINECT-ÍNDICE

PÁGINA 1

PÁGINA 2

Sergio Melero 10 | 11 | 2010