ESPECTÁCULO A LA ITALIANA

“Duermo tranquilo porque mi peor enemigo vela por mí”
– Rubio
el bueno el feo y el malo hasta que llego su hora
Habiendo dejado claro de donde han salido las principales inspiraciones para la creación del personaje principal y de la estética del juego, vamos ahora a centrarnos en el puro y emocionante espectáculo. Y es que Red Dead Redemption hace gala de unas largas misiones principales donde, en un buen número de casos, terminaremos resolviendo nuestras diferencias a tiros, algo que siempre queda bien en un western y que aquí nos alegra la vista con un motor gráfico sobresaliente.

No hay que ser ningún experto en la materia para darse cuenta de que es de la obra del maestro Sergio Leone de donde el nuevo proyecto de Rockstar más directamente bebe. El padre del “spaghetti-western” estaría realmente orgulloso al comprobar lo hondo que ha calado su filmografía en determinados directores contemporáneos (Tarantino a la cabeza, un tipo que tarde o temprano hará una película de este género) y de ver como su sentido de la épica y del espectáculo ha quedado reflejado en Red Dead Redemption.

Y que nadie se lleve a engaño. Tanto Leone como Peckinpah tenían un sentido extraordinario de lo que es entretener con historias interesantes y de calidad, pero se aprecia mayor semejanza con la obra de Leone en cuanto al tratamiento de los tiroteos y escenas que bien podrían estar orquestadas por el genio Morricone. Al igual que en El Bueno, el Feo y el Malo o Hasta que llegó su hora, pasando por las películas protagonizadas por el gran Terence Hill vemos como la imagen, la música y el ritmo del cabalgar de nuestro caballo parecen uno solo, consiguiendo transmitir un sentido del espectáculo que sólo un buen western es capaz de ofrecer.

Con todo, Red Dead Redemption es más crepuscular de lo que podríamos esperar en un primer momento, algo que lo aleja, aunque sólo sea en el sentido más clásico de la palabra, de los convencionalismos de los que hacían gala los “spaghetti-western”. Pero, por mucho que nos esforcemos, resulta imposible no acordarse del maestro Leone en todo lo referente a este género y si, además, el protagonista de la historia se parece el amigo Eastwood en sus años mozos, las comparaciones están servidas.

DUELOS A CÁMARA LENTA

“Yo decido quien vive y quien muere”
– Herod
rapida y mortal stone rapida y mortal hackman
¿Qué sería de una película del oeste sin duelos al sol en polvorientas aldeas y salones atestados de borrachos? Pues algo así como pasar una mala resaca sin cantidades industriales de agua que echarse al cuerpo. Los responsables de Red Dead Redemption eran consciente de ello y decidieron introducir los duelos como un elemento jugable más dentro de la trama. Simplemente tendremos que ir caminando por el pueblo de turno para que un borracho mal nacido se encare con nosotros o mente a nuestra sagrada madre para ganarse un boleto directo al infierno.

Y es aquí donde resulta imposible olvidar el filme Rápida y Mortal, de Sam Raimi, donde los duelos eran el motor principal de la historia. De hecho, eran la única excusa para la realización de la película que, sin ser en absoluto memorable, ofrecía un espectáculo bastante digno, con una planificación de los duelos sobresaliente y tenía, además, a Sharon Stone como protagonista. El simple hecho de tener a la rubia más sexy de la historia contemporánea del celuloide como principal intérprete ya es motivo de sobra para dedicarle hora y media a la producción, pero si además añadimos a Russell Crowe a Gene Hackman y a un joven Leo DiCaprio, tenemos un combo la mar de interesante.

Lástima que el resto de elementos no terminaran de cuajar, aunque ello no evita que sintamos cierta sensación de alegría al ver como los duelos son la atracción de feria principal. Y, aunque en Red Dead Redemption no son más que un bonito y espectacular añadido, resulta obligatoria su inclusión, para conseguir transmitir esa sensación de western sin escrúpulos, donde cualquier tipo es capaz de retarte a muerte por una mala mirada. Y ojo a las partidas de poker con desconocidos, que pueden terminar como el rosario de la aurora.

Mención especial, antes de terminar este apartado, a la introducción que se realiza en el modo multijugador competitivo. Gracias al denominado “duelo mexicano”, los jugadores se enfrentan en duelo todos contra todos. Este recurso se ha visto en numerosas películas del género, además de en filmes de acción, lo que sin duda dibujará una sonrisa en los perros viejos del lugar, que sabrán apreciar mejor que nadie estos pequeños guiños que ofrece el título. Y es que un buen duelo a tiempo quita muchas tonterías. Y si no que se lo digan a todos los extras que Bud Spencer ridiculizó a lo largo de su extensa y genial carrera de tollinas y sopapos.

REPORTAJE RED DEAD REDEMPTION

PÁGINA 1 – Introducción, antihéroes y lírica.

PÁGINA 2 – Spaghetti-western y duelos.

PÁGINA 3 – Western Clásico y “Moderno”.

Antonio López 21 | 05 | 2010