Τιτανομαχία –TITANOMAQUIA (CONTINUACIÓN)-

kratos god of war character
Tras cumplir con éxito el trueque, Rea llevó a Zeus a una cueva en la isla de Creta donde fue criado por las ninfas -niñeras que ya querrían haber tenido todo infante… y los no tan pequeños- hasta que maduró y se vio capaz de enfrentarse a su padre. Metis, la diosa del pensamiento, dio luz verde a la venganza cuando le ofreció a Cronos una poción especial que resultó ser un revulsivo que le provocó que vomitara a todos los hijos que se había tragado. No deja de ser curioso que ningún poeta griego ofrezca detalles sobre la educación que recibieron los mozalbetes en los intestinos del cuerpo paterno.

Incongruencias “rapsodiles” aparte, con sus hermanos liberados, Zeus contaba con un ejército envidiable: Hestia, Hera, Deméter, Hades, Poseidón, Estigia y su prole, los Hecatónquiros -que ayudaron a los Olímpicos lanzando piedras a los Titanes con una rapidez vertiginosa gracias a sus cien manos- y los Cíclopes -los forjadores de las armas icónicas del panteón griego, como los rayos o el tridente-. Visto el plantel de combatientes, la guerra auguraba estar terminada para la hora del té -o néctar por aquel entonces-, pero su final no llegó hasta una década más tarde.

Tras la victoria de los Olímpicos, Zeus se mostró magnánimo con aquellos Titanes que se mantuvieron neutrales durante la contienda -como su madre, Tea, Temis, Mnemósine… y a la vez inflexible con Cronos y todos aquellos que lo apoyaron-. God of War se toma ciertas licencias en este sentido, ya que en estos juegos el padre del señor del Olimpo no fue condenado al Tártaro sino a llevar sobre sus espaldas el Templo de Pandora, si bien es cierto que Atlas cumple a rajatabla con su castigo de soportar el peso de los cielos.
god of war videos god of war 3 ingame videos
Por lo tanto, no es de extrañar que Zeus tema a Kratos no sólo por su comportamiento soberbio y desmesurado -comentado y analizado en anteriores secciones- sino por una profecía inevitable que se ha ido repitiendo una y otra vez: el hijo matará al padre. Todavía queda por descubrir si los intentos del señor del Olimpo por detener a su retoño tendrán su fruto, o bien su vástago obtendrá su ansiada… retribución divina. Asimismo, “el fantasma de Esparta” ha demostrado un gran criterio al decidir viajar a la Titanomaquia porque así se ha aliado con unos titanes vencidos y terriblemente ofuscados que no dudarán en aprovecharse de un panteón griego debilitado gracias a sus excesos y motivaciones egoístas.

Esta breve sección no puede finalizar sin recomendar a todos aquellos que se hayan mostrado especialmente interesados por los hechos aquí resumidos que investiguen la multitud de información que se oculta en estos títulos, como los numerosos héroes que intentan detener en vano a Kratos o las bestias mitológicas que hacen las veces de jefes finales. Cualquier interés que haya podido despertar en la curiosidad del lector, será el resultado de la excelente adaptación por parte de los estudios de Sony en Santa Mónica de una serie de historias y leyendas que a primera vista parecen simples, pero que bajo su superficie esconden reflexiones y moralinas que han sobrevivido al inexorable paso del tiempo.

ἐπιλόγιον -EPILOGO-

Llegados a este punto, resulta evidente que reducir los cinco títulos que conforman la serie God of War a un mero espectáculo visual y violento es faltar a la verdad… y buscarse problemas porque es muy posible que el espartano ya esté llamando a la puerta de los detractores. La influencia de su protagonista es tal que muchas desarrolladoras han intentado crear su “anti-héroe” particular para encandilar a las masas, pero éstas han rechazado un arquetipo tras otro. La razón es sencilla: hace falta algo más que un diccionario de blasfemias, un ingente surtido de esteroides y una voz tan áspera que hace chirriar los oídos para dar con un resultado mínimamente parecido al que se ha conseguido con esta saga.

El equipo en Santa Mónica de Sony acertó al recurrir a la mitología griega para inspirarse, pues se trata de un mundo gris donde los héroes pueden estar haciendo el bien en un instante y al siguiente morir ahogados bajo la ponzoña que se ha ido acumulando en sus venas. Kratos es un personaje ambiguo porque su atractivo inicial -¿quién no quisiera tener su poderío y prepotencia?- se ve parcialmente desinflado debido a su obstinación por no aprender de los castigos impuestos por los Olímpicos. En este sentido, el debate sobre si las desgracias del espartano son fruto del capricho de los dioses o de su propia hibris es sólo un ejemplo de lo que otros muchos juegos no pueden ni aspirar a arañar.

Y por si fuera poco, el magnetismo realmente único de su protagonista es sólo el primero de un largo listado de excelencias -los combates, los puzzles, la exageración de las situaciones…- que convierten la trilogía y asociados en un referente a tener en cuenta para futuras generaciones de consolas. Quién sabe, quizás el Destino cumpla con su cometido y con el paso del tiempo las hazañas de Kratos tengan el privilegio de ser el primer mito del sector de los videojuegos, una leyenda que contará la historia de un guerrero albino que se encaró a los dioses…. y logró que éstos temblarán de miedo.

REPORTAJE: GOD OF WAR-ÍNDICE

PÁGINA 1 – Introducción.

PÁGINA 2 – Alfa y omega.

PÁGINA 3 – Hibris.

PÁGINA 4 – Continuación Hibris y Titanomaquia.

PÁGINA 5 – Continuación de Titanomaquia y Epílogo.

Daniel Cáceres 19 | 03 | 2010