Square Enix nos trae una nueva entrega de su archiconocida saga, esta vez, y como pasara con Final Fantasy XI, en modo online.

La historia del juego se centra en Eorzea. Años atrás, el peligro ante un inminente ataque por parte del imperio Garlean, hizo que el resto de naciones se juntaran en un pacto secreto. Al final el esperado ataque no se produjo, dando paso a la “Era de la Calma”. Las ciudades siguieron engordando sus ejércitos, pero debido a esto, muchos guerreros y mercenarios quedaron sin empleo. Por este motivo y con el miedo a posibles sublevaciones, los líderes de las ciudades se reunieron para formar una red de gremios donde se aprovecharan las cualidades de cada uno de los que no tenían trabajo, creando así una nueva industria y dando paso a una nueva era, la era de la aventura…

LA PRIMERA PRUEBA

En un principio, al adquirir el juego se nos ofrecerán 30 días de prueba gratuitos, tras los cuales deberemos pasar por caja si queremos seguir disfrutando del mismo. Al instalar la obra, deberemos pasar por una serie de registros antes de empezar a jugar. Primero, deberemos darnos de alta como usuarios de Square Enix, luego tendremos que registrar el juego y activarlo vía web, y después se nos dará la opción de dar nuestros datos bancarios para ir pagando mes a mes, o bien utilizar Crysta como forma de pago. Los Crysta son como dinero virtual que podremos comprar para canjear también por mensualidades.

La primera vez que instalemos el juego, y si elegimos que vamos a pagar con Crysta, será cuando se nos dé una cantidad gratuita correspondiente a los 30 días de prueba, con la posibilidad de crear hasta 8 personajes diferentes con los que podremos jugar. Bien, toda esta odisea de creación de cuentas y activaciones varias es bastante tediosa pero es la única forma de conseguir llegar a comenzar la aventura. Es de agradecer que todo este proceso sea explicado en el manual que acompaña al juego, aunque aún así resulta un tanto costoso de realizar.

Llegados a este punto, y si no queremos que el título se nos ejecute como una ventana pequeña, deberemos entrar en un programa de configuración del mismo, ya que dentro del juego no tendremos posibilidad alguna de configurar los gráficos y la resolución o el idioma. Tras elegir configuración, podremos por fin ejecutar el juego, pero… aún nos quedará un rato más para comenzar, ya que tras pedirnos nuestro nombre de usuario y contraseña, el juego se conectará a un servidor p2p para comenzar a descargar las actualizaciones que hasta el momento se hayan publicado. Nosotros estuvimos unas dos horas aproximadamente entre instalación, creación de cuenta y actualizaciones… paciencia…

ACCEDIENDO AL JUEGO

Pasado todo este calvario accederemos al juego, el cual nos llevará directamente a un menú principal sin pasar por ningún tipo de presentación. En dicho menú, tendremos la opción de comenzar, ver un video de presentación, los créditos o salir. Merece la pena ver los ocho espectaculares minutos de video de presentación. Al comenzar la partida, entraremos en una pantalla de creación de personaje, el cual deberemos haber activado primero en la página de nuestra cuenta para poder comenzar su creación.

La creación del personaje cuenta con una gran variedad de posibilidades, las cuales hacen que los avatares que podamos encontrar durante el juego, sean todos muy diferentes entre sí. Contaremos con cinco razas diferentes para elegir. En primer lugar tendremos a los Hyur, que son lo más parecido a los humanos, luego están los Elezen con forma elfica, los Lalafell que son seres diminutos con rasgos infantiles, los Minqo’te con forma humana y orejas gatunas, y por último los Roegadyn que son como gigantes con esencia de lobos. Dentro de estas cinco razas contaremos con diferentes tipos de clanes que aportaran a nuestro personaje características específicas.

Una vez seleccionada la raza, el clan y el sexo del personaje, pasaremos a elegir el tipo de personaje correspondiente de entre varios modelos. Tras estos pasos se nos dará la opción de seleccionar altura, tipo de voz, tono de piel, pelo, cara y características que darán un toque especial a nuestro héroe. Tras esto, elegiremos seguidamente si nuestro personaje será guerrero, mago, explorador o artesano y dentro de cada una de estas posibilidades, se nos ofrecerán varios tipos diferentes más de cada una de las especialidades. Como podréis observar, la creación de personaje es una de las más completas en un juego de estas características.

Luego deberemos elegir nuestro nombre astral y cuál es nuestro guardián. Tras este paso, tendremos que elegir un mundo donde jugar, el cual deberá coincidir con el de nuestros amigos si queremos encontrárnoslos en la obra. Una vez elegido el mundo, deberemos ponerle un nombre a nuestro personaje y seguidamente elegir en que ciudad de las tres disponibles queremos aparecer, pudiendo elegir entre Limsa Lominsa que es una ciudad marinera, Gridania que se encuentra en los bosques o Ul’dah que es un gran centro comercial.

FINAL FANTASY XIV-ÍNDICE

PÁGINA 1

PÁGINA 2

Luis Martinez 10 | 11 | 2010