Ha vuelto. El mito ha vuelto. Podríamos adornar esta noticia con infinidad de halagos hacia el hombre que con una obra maestra ha definido una generación. Mientras empezábamos a machacar los botones al grito del Kame Hame Ha, en la última entrega de los chicos de Namco Bandai, Dragon Ball Raging Blast 2, Akira Toriyama estaba plasmando su rúbrica en un contrato con Shueisha para seguir con su serie Dragon Ball.

¿Qué palabras tendrían el honor de expresar la magnitud de esto? ¿Cómo podríamos proyectar en nuestros lectores esa sonrisa de oreja a oreja? Ni el mismísimo Toriyama era consciente, cuando dibujó por primera vez a aquel renacuajo con rabo de mono, de la amplitud que alcanzarían sus trazos. Más allá del lápiz de su creador, Dragon Ball se ha extendido por infinidad de mundos. Con leves y paupérrimas incursiones al mundo del cine, donde la famosa saga ha calado mejor es en lo que nos ocupa en esta web: los videojuegos.

Este es, por tanto, nuestro homenaje a Dragon Ball, con todo el cariño que nos profesa esta saga, en forma de repaso a la gran cantidad de veces que Goku y sus amigos han invadido nuestro particular mundo pixelado. La lista sería interminable hasta tal punto que más que un artículo bien podríamos hacer un símil de la Wikipedia en nuestra página. Pero he aquí las más notorias:

EL KAMEHAMEHA DE OCHO PÍXELES

La incursión de Son Goku y sus amigos en el mundo del ocio electrónico comenzó allá por el año 1986, con un juego llamado “Dragon Ball: Dragon daihikyō”, para Super Cassette Vision, una consola al estilo de la Atari 2600. La NES, 8 bits de Nintendo, recibió otro juego llamado “Dragon Ball: El misterio de Shen Long”, con tres versiones, la original japonesa, una versión americana llamada “Dragon Power” con muchísimos cambios porque allí nadie conocía a Goku, y la conversión PAL, primer juego de la obra de Toriyama en tierras europeas.

Los años 90 fueron la era dorada de juegos de Dragon Ball (son los de mi infancia, es lo que hay). Tras otra versión más para NES, nos llega una joya de la historia del videojuego. Seguro que todos recordamos la primera vez que vimos la imágenes de ese juego para Super Nintendo (Dios la tenga en su gloria) de Goku, donde luchaban como en el Street Fighter y Goku hacia la Genki Dama (Fuerza Universal por estos lares). El “Dragon Ball Z” (primero de la saga Super Butoden), fue el primer juego de Bola de Dragón que recibimos en nuestro país, gracias, por otra parte, a la oleada de peticiones de cartuchos de importación desde Japón (con el mítico adaptador para convertirlo en PAL) que se produjeron desde esta piel de toro. Con 10 personajes, era una gozada ver por primera vez a Goku y Vegeta dándose de palos en nuestra consola. La inclusión del Split-Screen (una línea que dividía en 2 la pantalla cuando los personajes se separaban, necesaria para los ataques de larga distancia tipo KameHameha) fue una revolución en el género.

Un par de años después nos llegó la evolución del juego anterior, y vaya evolución. Fue nombrado por muchos como el mejor título de la historia sobre la franquicia. El modo historia era fantástico, una lástima que sólo nos llegara a España la versión francesa, con los textos en el idioma de Sarkozy. A la vez que la segunda parte del “Dragon Ball Z” para Super NES, nos llegó una versión exclusiva para la 16 Bits de Sega, Mega Drive, donde la principal gracia era jugar con las fuerzas especiales de Freezer y con Krilin, que no salían en ningún otro juego hasta la fecha. Apareció por la misma época un juego para PC Engine/Turbografx con escaso éxito.

Posteriormente nos llegó la tercera parte y otro más llamado “Hyper Dimension”, con pocas novedades en ambos casos. Las prisas por distribuirlos en Europa, hicieron que aquí nos quedáramos sin el modo historia en ambos juegos. Cosas lamentables que pasan a los anales de la historia del videojuego en Europa.
A los salones recreativos llegaron un par de versiones de la franquicia. En estas versiones tuvimos la oportunidad por primera vez de jugar con Mr. Satán, con un Jet Pack para compensar su inutilidad para volar. Magnífico.

Llegó la tercera generación y PlayStation se hizo con el mercado. Y con ello, Dragon Ball se trasladó de plataforma, con un buen intento de juego pero que se quedó en eso, en un intento. Hablamos de “Dragon Ball Z: Ultimate Battle 22” que incluía a todos los secundarios que no tuvimos la oportunidad de ver en los juegos anteriores (22 de inicio, más 5 extra con trucos) aunque el juego defraudó muchísimo, llevándose críticas negativas de las grandes revistas del sector, recibiendo en muchos casos las puntuaciones mínimas (GameSpot le dio un 1,2 sobre 10, por ejemplo).

DRAGON BALL-ÍNDICE

PÁGINA 1

PÁGINA 2

PÁGINA 3

NMH 17 | 11 | 2010