EL SALTO A LAS 3D

Otro cantar, puesto que cuando hicieron su aparición las tres dimensiones, PlayStation y Sega Saturn fueron las primeras consolas en ofrecernos a Goku y compañía más allá del dibujo plano, gracias a Dragon Ball Z: The Legend. En 1996, Bandai desarrolló este juego de peleas que llegaría a Europa un año más tarde. En realidad, combinaba gráficos 2D para los personajes con un escenario 3D en el que dos equipos de uno o varios luchadores se enfrentaban sin tregua. No era un juego de lucha al uso, aunaba de forma magistral el género RPG, con toques de aventura y beat’em up. Todo un tesoro para quien lo conserve. Ese mismo año nos llegaría Dragon Ball GT: Final Bout, en un completo 3D y en exclusiva para PlayStation. 18 personajes, la mayoría de la saga GT, componían la plantilla de luchadores en este último juego para la primera consola de Sony.

Y es que fue en la segunda consola de Sony donde Dragon Ball no tuvo descanso. Tras un parón de cinco años, PS2 vio como a su catálogo se incorporaban sin cesar nuevos juegos ambientados en la obra de Toriyama. En 2002 aparecería Dragon Ball Z: Budokai, desarrollado por Dimps, publicado también para GameCube al año siguiente, contando con el cel shading como diferencia destacable frente a la versión de la consola de Sony. Este primer intento no fue excesivamente bien acogido por la crítica, pero no supuso un problema para la aparición de una secuela, Dragon Ball Z: Budokai 2, al año siguiente, juego que incorporó el cel-shading también a la versión de PS2. La saga Budokai seguía sin convencer, pero cumpliendo los plazos, en 2004 nuestros guerreros volvían a nuestra PS2 con la tercera entrega, Dragon Ball Z: Budokai 3. Y a la tercera fue la vencida. Numerosos cambios en el estilo de juego y una plantilla de luchadores visiblemente ampliada consiguieron cambiar la opinión general y relanzar la saga.

En 2005 Spike toma el relevo de Dimps con Dragon Ball Z: Budokai Tenkaichi. Dejando a un lado la perspectiva lateral, la cámara se situó detrás del personaje controlado por el jugador. Otra fría acogida más, se acusó al juego de tener un pobre sistema de combos que empobrecía también la jugabilidad. Su secuela llegaría en 2006, Dragon Ball Z: Budokai Tenkaichi 2. Apareciendo por primera vez también para Wii, con más de 120 personajes jugables (incluyendo transformaciones), frenéticas peleas 1 vs 1 y un modo historia que abarca toda la historia de Dragon Ball, consiguió convencer a la prensa especializada y a los usuarios. Tanto que un año después llegó la tercera parte, Dragon Ball Z: Budokai Tenkaichi 3, que corrigió los errores que pudiera tener el anterior, subió la lista de personajes a 150 y se convirtió en todo un éxito. No corrió la misma suerte Dragon Ball Z: Infinite World, una mezcla de juego de exploración y lucha, que supuso la vuelta de Dimps en 2008 y el último de los juegos para PS2.

En esta etapa se incluyen también 3 juegos que se escapan un poco de la senda de los anteriores. Dragon Ball Z: Sagas, aparecido en PS2 y XBOX en 2005, y desarrollado por Avalanche Software, un juego que mezclaba aventura y rol, con escaso éxito. Super Dragon Ball Z (desarrollado por Crafts & Meister en 2006 para PS2) imitó el estilo de juego de lucha tradicional de juegos como Street Fighter. Por último, Battle Stadium D.O.N (desarrollado 8ing, Q Entertainment en 2006 para PS2 y GC), juego exclusivo para Japón, un crossover entre Dragon Ball, One Piece y Naruto.

LA INELUDIBLE HIGH-DEFINITION

¿Quién niega que hoy para que algún producto venda tiene que tener las siglas HD por algún lado? Los saltos de calidad en la Playstation 3 de Sony, la Xbox 360 de Microsoft y la Wii de Nintendo (cuyo salto ha sido algo menor) han llevado consigo, junto a las evoluciones de las pantallas de los últimos años, el desarrollo de juegos con una calidad y definición increíbles. Como es habitual Namco-Bandai ha hecho su trabajo y ha producido sus juegos para estas consolas.

En esta época estamos ante un vaivén en la supremacía de las consolas. Una igualdad que no ha habido nunca y quizá debamos retornar la vista hasta el auge de Sega con su Mega Drive para ver algo parecido a competencia. Quizás en otros tipos de juego no sea así, pero en el caso de Dragon Ball, a día de hoy, Xbox 360 y PlayStation 3 corren a la par la carrera por los títulos de calidad gráfica mientras Wii está rezagada sonriendo, sin HD, y con muchas ventas.

Dragón Ball en Wii, aparte de los Budokai Tenkaichi ya comentados, se resume a un solo título original publicado el año pasado: “Dragon Ball: Revenge of King Piccolo”. Un juego que es una suerte de mezcla entre “beat’em up” y plataformas, volviendo la historia a sus inicios y al pequeño Goku, como ya hicieron con la saga “Origins” para la DS. No obstante, aunque lejos de la búsqueda de Sony y Microsoft por las imágenes nítidas y los combates espectaculares, este juego es una delicia para la actual generación, inferior en pixeles, bestialmente superior en diversión y recepción por parte de los jugadores.

En las otras dos consolas del actual mercado se publicó “Dragón Ball Z: Burst Limit” sin muchas novedades respecto a lo ya visto, si no contamos ese salto gráfico que permite la actual generación respecto a la anterior. Mas éxito ha tenido la saga “Dragon Ball: Raging Blast”, exprimiendo una vez más lo conseguido por las sagas Budokai y buscando ofrecer unos combates mucho más fieles a la espectacularidad de las luchas vistas en el anime. Y su máximo esplendor ha sido con su segunda parte “Raging Blast 2”, cuyo análisis podéis encontrar en el siguiente enlace.

MORALEJA

Dragón Ball ha sido, es, y será una franquicia cuyos productos ya tienen una base de éxito asegurado y que con una buena producción y teniendo cuidado en ser fiel a la famosa serie, tiene conseguidos los corazones de millones de personas a lo largo del mundo. Jóvenes, y no tan jóvenes, amantes del dibujo de Toriyama, pueden ver la magnitud en la comercialización de su obra, comparándola con otros títulos y saliendo ganando. La obra sirvió de inspiración para el creador del peculiar personaje de Naruto y superior en concepto y arte a los Pokemon, cuya serie es buena pero cuyos juegos ya son una plaga.

Y cuando más lo echábamos de menos, vuelve Toriyama. Como dije, vuelve el mito ¿Qué podemos esperar de las aventuras de Goku? Para nosotros más cantidad de magia con la que muchos nos hemos criado. Para él, para Shueisha (la productora) y para los productores de videojuegos, figuras, posters, llaveros y disfraces… mucha pasta.

No Más Hype

DRAGON BALL-ÍNDICE

PÁGINA 1

PÁGINA 2

PÁGINA 3

NMH 17 | 11 | 2010