CON GOKU A TODOS LADOS

Una franquicia como Dragón Ball no podía resistirse a buscar su cuota de mercado en las portátiles. Las producciones de estos juegos irían a saltos entre Bandai y Atari. Y teniendo en cuenta que Nintendo mandaba en el mercado de los videojuegos, no hubo duda de que su línea de consolas Game Boy iba a tener un gran número de títulos sobre Dragón Ball. Con todo, el primero en hacer su aparición fue “Dragon Ball Z: Goku Hishoden” en el 94. Un RPG por turnos en el que se podía jugar la historia entre la batalla contra Piccolo en Dragon Ball y la pelea contra Vegeta en Dragón Ball Z. Al año siguiente tuvo secuela en “Dragon Ball Z: Goku Gekitoden” con las batallas ya en tiempo real siguiendo la historia hasta la pelea contra Freezer. No fue hasta la evolución a la Game Boy Color cuando se pudo disfrutar de un juego de Goku en portátiles.

En el 2002 (también en Europa) se publicó “Dragon Ball Z: Legendary Super Warriors”, donde volvíamos a pelear por turnos usando cartas. La gran sorpresa de este juego fue que incluía más de 30 personajes de la serie. La llegada de la Game Boy Advance fue el inicio de la época de oro de Dragón Ball en consolas portátiles. Ocho juegos editados entre 2002 y 2005. “Dragon Ball: Advanced Adventure” supuso una gran sorpresa pues se trataba de un juego con una cantidad de horas de juego inusual en este tipo de títulos, “Dragon Ball Z: Collectible Card Game” paso sin pena ni gloria. No ocurrió lo mismo con “Dragon Ball Z: Supersonic Warriors” y “Dragon Ball Z: Taiketsu”, pues fueron juegos de lucha uno contra uno con unos diseños increíbles.

Como era de esperar, “Dragon Ball GT: Transformation”, aunque buen juego no obtuvo el éxito que merecía. Y a todos estos los eclipso la saga “The Legacy of Goku “. Tres juegos (el tercero se llamaba “Buu’s Fury”) de corte RPG que se convirtieron en una de la sagas más vendidas para las portátiles de Nintendo (compartiendo hoy podio con Mario y Pokemon). El actual bebé de Nintendo, la DS, también ha tenido su racha. No podía faltar el típico juego de cartas así que “Dragon Ball Z: Goku Densetsu” cubrió ese parte del catálogo.

Siguiendo el éxito de “Supersonic Warriors” de la anterior consola, una secuela cumplió muy bien con su cuota de mercado en los juegos de lucha en 2005, donde una de las novedades era que no tendríamos varias versiones de un personaje para elegir, sino que podíamos disfrutar de las transformaciones durante la batalla. Incluyendo además escenarios en pseudo-3D. Un éxito en ventas ya marcado desde que se publicaron las primeras imágenes. Y por la parte de los RPG, se buscó seguir con el éxito de “The Legacy of Goku” con el fantástico “Dragon Ball Z: Attack of the Saiyans”, publicado el año pasado.

Con tanto juego, ocurrió lo que suele pasar con cualquier saga que parezca exprimida al completo. Un retorno a los inicios. De esta forma la Nintendo DS se encargó de hacer disfrutar a los jugadores con la saga “Dragon Ball: Origins”. Dos juegos de aventuras y lucha donde volvemos a los inicios de la historia de cuando Goku era un renacuajo con rabo de mono. De forma paralela, ya por aquel entonces tenía su éxito también un par de juegos que no entraban en la serie de videojuegos sobre Dragon Ball. “Jump Super Stars” y “Jump Ultimate Stars” eran obras donde se incluían los personajes de los mangas más famosos y donde Goku era el claro protagonista por encima de los personajes de series como Naruto, Bleach, Bobobo, Yu-Gi-Oh!, Rurouni Kenshin, One Piece y muchos más.

Increíble la cantidad de millones en beneficio que Nintendo ha conseguido cuando solo tenía a Sega intentándole quitar, sin notorio éxito, su parte del pastel. Luego llegó Sony y la cosa cambió. La Playstation Portable pego muy fuerte en sus inicios y con su potencia eclipsó al aparatejo de Nintendo. Y durante las muestras de poder que auguraban un nuevo rey en el trono de las portátiles salieron varios juegos sobre nuestra serie favorita. “Dragon Ball Z: Shin Budokai” y “Dragon Ball Z: Shin Budokai – Another Road” venían a convertirse en las pequeñas versiones de los juegos para la consola grande de Sony.

Con un reciente juego de lucha por equipos muy bueno “Dragon Ball Z: Tenkaichi Tag Team”. No obstante la aparición de “Dragón Ball Evolution”, versión jugable del homónimo engendro de película publicada este año, provocó algún desmallo. Analizando esto objetivamente vemos que Nintendo es la mama de las consolas portátiles. Y desde sus inicios hasta hoy se ha cargado en originalidad y catalogo a una Game Gear y una PSP, mal aprovechada pues su potencia es muy superior a las actuales DS. En el caso de las consolas de sobremesa ya es otro cantar.

DRAGON BALL-ÍNDICE

PÁGINA 1

PÁGINA 2

PÁGINA 3

NMH 17 | 11 | 2010