ALGUNAS EXCEPCIONES

Aún con la cantidad de improperios que he ido dejando a lo largo de este reportaje, hay que reconocer que no todo han sido películas malas. Hay un pequeño grupo de filmes que, por su buen hacer, por sus intérpretes o por intentar realizar una producción digna se salvan de la quema. Por supuesto, no penséis que son obras maestras, son películas decentes, sin más, que llegan al aprobado raspado y que, con todo, están rodeadas de muchos “peros”. Películas que sirven para pasar una tarde de verano y que valen para olvidarnos de todo lo que nos rodea durante un ratito. No son cintas magistrales, pero al menos no provocan que el espectador se sienta vapuleado.
mortal kombat 1995 movie christopher lambert mortal kombat
Con la primera excepción voy a ganarme la enemistad de algún que otro amigo cinéfilo. Corría 1995 cuando Paul W. S. Anderson realizaba su primera adaptación al cine de un videojuego. Mortal Kombat se basaba, como es lógico, en la saga de juegos de lucha hiperviolentos que tantas polémicas habían generado en los medios de comunicación. Puede que alguno ponga el grito en el cielo y arremeta contra esta adaptación pero lo cierto es que Anderson ofreció una película de factura técnica penosa pero, a la vez, divertida y con suficientes guiños para los fans, que salieron bastante satisfechos. Cierto es que algunas secuencias son ridículas, pero las pretensiones de la cinta eran tan ínfimas que consiguió su objetivo: entretener y recaudar millones de dólares. Además, Christopher Lambert animaba el asunto con su presencia y el Goro de plástico era toda una gozada. Como curiosidad, añadir que Van Damme estuvo a punto de interpretar a Johnny Cage, aunque finalmente rechazó el papel por el de Guile en Street Fighter.

2001. Año del estreno de Tomb Raider en pantalla grande. No lo voy a negar. La película es infumable, su guión inexistente y sus secuencias de acción un “quiero y no puedo”. Pero, amigos, cuando Angelina Jolie se pone el traje de la arqueóloga más sexy de la historia poco importa el resto. Dejamos de fijarnos en la trama y nuestras miradas se posan en las posturas y gestos de la actriz, una provocadora nata, que ahora parece algo más recatada por eso de la maternidad y el matrimonio. La película de Simon West puede servir para una tarde de aburrimiento y las curvas de la Jolie nos hacen olvidar los problemas de la vida. Eso si, su segunda parte –Tomb Raider: La cuna de la vida– puede provocar que más de uno pierda la fe en la humanidad. Horrorosa.
angelina jolie lara croft milla jovovich resident evil
Volvemos con Paul W. S. Anderson. En 2002 llevaba a cabo la adaptación para cines de la popular saga Resident Evil, que pasaba por sus mejores momentos. La película era simple como el mecanismo de un chupete pero, a la vez, tenía un par de escenas gore divertidas, un final realmente desolador y, por supuesto, a la diva de la serie B: Milla Jovovich. El guión apenas se asemejaba a la genial historia de los videojuegos pero la secuencia del pasillo, los zombies y el aroma a bajo presupuesto consiguieron una producción decente, no demasiado mala, que bien puede servir para el entretenimiento sin pretensiones. Por supuesto, cuando la primera parte ya es malilla ni que decir tiene que la secuela –Apocalipsis– y la continuación –Extinción– son bodrios de dimensiones cósmicas. El Némesis de plástico de la segunda parte era un insulto a nuestra inteligencia. Ojalá George A. Romero hubiera entregado su guión a tiempo. Ahora otro gallo cantaría.

Vamos llegando al puesto de honor pero antes vamos a realizar una pequeña parada en el pueblecito de Silent Hill. Posiblemente, la mejor adaptación con actores reales a la gran pantalla. Que nadie se equivoque. No es una gran película. Ahora, hay que reconocerlo, es la única que ha intentando ofrecer una historia digna y con una ambientación sublime. Su director, Christophe Gans, confesó ser usuario habitual del juego, escribía la historia Roger Avary -Pulp Fiction- y el elenco de actores estaba compuesto por nombres conocidos e interpretes de cine independiente. Su primera hora es, sencillamente, magistral. La similitud entre película y videojuego es pasmosa, con una estupenda Radha Mitchell y momentos para el recuerdo. La secuencia de “Cabeza Pirámide” despellejando viva a una mujer resulta dantesca y sobrecogedora. Lástima que la segunda hora de película sea un sin sentido, donde se intenta explicar todo con palabras, cuando lo ideal hubiera sido seguir ese ritmo y no desvelar más datos que los imprescindibles. Con todo, una obra decente, de gran factura técnica, a la que le falla su segunda mitad, pero que sirve como precedente para futuras adaptaciones. Respetuosa con los fans y apta para cualquier espectador.
silent hill movie silent hill laurie holden
Y llegamos a Street Fighter II, la película animada de 1994, que es, para muchos, la mejor cinta basada en un videojuego. Capcom tuvo que darse cuenta del error que suponía adaptar su franquicia con actores reales y tuvo la idea de realizar un filme de animación, que supera con creces el horror protagonizado por Van Damme. Aquí los protagonistas son los que interesan: Ryu, Ken, Chun-Li, Guile y Bison. Además, todos los personajes de la saga tienen su momento de gloria. Mención especial para el combate entre Chun-Li y Vega, una genialidad violenta y sin concesiones. La banda sonora era distinta dependiendo de la versión que viéramos de la cinta pero el más que decente dibujo, las escenas de combate y un guión sencillo pero eficaz nos ofrecieron una película aceptable, divertida y con más carga dramática de lo esperado. Sin duda, la mejor adaptación hasta la fecha.

EL CASO UWE BOLL

uwe boll
No me gustaría terminar este reportaje sin hablaros del señor Boll. Uwe es el responsable directo de la mala fama de las adaptaciones. Sus películas son excrementos cinematográficos que sólo ven la luz gracias a las subvenciones del gobierno alemán, que ha demostrado no tener mucha visión para escoger a sus cineastas internacionales y que hace unos años comenzó a denegarle las ayudas, lógicamente. Es considerado el peor director de la historia del cine por diferentes medios especializados, casi todas sus películas están entre las 100 peores de la industria según los usuarios de IMDB. Ha conseguido el premio razzie en honor a “La peor carrera cinematográfica”. Además, ha insultado a estrellas de Hollywood sin cortarse un pelo y se ha ganado la enemistad de medio mundo del cine. Con todo, es un tipo al que no le importa “el qué dirán”, capaz de hacer lo que quiera con sólo proponérselo, adicto a los festivales más casposos, amigo de los internautas y, lo mejor de todo, un hombre orgulloso de su carrera.

Todo comenzó en 2003, cuando el bueno de Uwe adaptó House of the Dead. La idea de llevar un shooter en primera persona al cine no es algo que el común de los mortales tenga en mente, pero para el realizador alemán no existe lo imposible. ¿El resultado? Una de las peores películas de la historia, sin un solo plano decente, absurda, aberrante, cutre…pero divertida. Es el ejemplo perfecto de película rematadamente mala que resulta hasta cómica. Si pensamos en ella como un filme de terror, vamos mal. Si la vemos como una comedia, es la opción perfecta. En 2005, Boll tuvo la genial idea de adaptar Alone in the Dark, un verdadero clásico. Ya con esta obra comenzó a contar con actores de cierto nombre: Christian Slater y Stephen Dorff. A pesar de ello, rodó un bodrio de dimensiones cósmicas, tremendamente aburrido, sin ninguna relación con el original y una absoluta vergüenza fílmica. Es tan mala, que no resulta ni divertida.
alone in the dark bloodrayne
Posteriormente llegaron, ojo al dato: Bloodrayne, In the Name of the King: A Dungeon Siege Tale, Postal, BloodRayne II: Deliverance y Far Cry . Todas ellas basadas en videojuegos. Todas ellas infumables. Lo más curioso es que en algunas contó con buenos intérpretes, pero ni con eso consiguió resultados. Mención especial para sus chuscos efectos especiales, donde el plástico se nota a distancia. Por el momento, el realizador parece mantenerse en “stand by”. No tiene proyectos a la vista, aunque a España todavía faltan por llegar algunos de sus últimos trabajos. Una vez dijo que sería capaz de realizar la adaptación de World of Warcraft y Blizzard le contestó rápidamente: “ni de coña”. Eso si, no toda la culpa es suya. Los dueños de los derechos de explotación de las franquicias consoleras tienen parte de responsabilidad, al ceder los derechos tan alegremente. Aunque claro, ¿Quién le diría que no a Boll? Sólo un valiente.

HALO DE ESPERANZA Y CONCLUSIONES

En resumen, podríamos decir que para hacer una buena adaptación se necesitan ganas y talento. No vale con poner unos cuantos millones de presupuesto y esperar que salga una joya. Las películas, como todo, hay que trabajarlas con mimo y cariño. Y más si queremos que los fans queden satisfechos. Porque, al fin y al cabo, ellos serán los primeros en ver el filme y los responsables máximos de su éxito o fracaso. Es necesario que gente de talento muestre interés por este tipo de proyectos. Así, al enterarnos de que Sam Raimi dirigirá la adaptación de World of Warcraft, los que sabemos de lo que es capaz, nos alegramos enormemente. Cuando surgió el rumor que ponía a Juan Carlos Fresnadillo en la silla de director de Bioshock, los cinéfilos nos llenamos de esperanza, sobre todo si tenemos en cuenta su ópera prima. Que el productor de Piratas del Caribe, Jerry Bruckheimer, sea el que pone la pasta en la adaptación de Príncipe de Persia, al menos nos asegura espectáculo y efectos especiales dignos.
prince of persia prince of persia the sands of time
Estos tres proyectos pueden ofrecer películas de altísimo nivel, con espectáculo y calidad a partes iguales, que es lo que todos queremos. También podemos soñar con que la adaptación de Gears of War salga bien, aún sabiendo quien va a ser su director. Además, siempre existirá la esperanza de ver el Halo de Neil Blomkamp, ya sea bajo la producción de Peter Jackson o de Steven Spielberg. En definitiva, podemos tener fe en las películas que están por venir y que tienen a los videojuegos como fuente de inspiración. Hace varios años que la industria “jugona” supera con creces a la fílmica en ideas y recaudación. Es una cuestión de tiempo que la relación llegue a buen puerto y podamos disfrutar con adaptaciones de calidad. Lo único que pedimos, como adictos a ambas disciplinas, es que el romance fructifique de una vez por todas. Que ya es hora.

CINE Y VIDEOJUEGOS – ÍNDICE

PÁGINA 1 – Inicios del romance y Aberraciones cinematográficas.
PÁGINA 2 – Algunas excepciones, El Caso Uwe Boll y Conclusiones.

Fuentes:
– Elaboración propia
– IMDB.
– Las horas perdidas.
– Cine Cutre.
– Youtube.

Antonio López 24 | 09 | 2009