articulo-castlevania
La década de los 80 resultó ser uno de los momentos clave en la historia de los videojuegos, y mientras en Estados Unidos compañías como Coleco, Atari o Mattel entre tantas otras se desangraban por la codicia de sus mandamases, en Japón la industria del ocio electrónico florecía gracias a un desarrollo económico sin precedentes. En aquella época, el papel decisivo de empresas como Nintendo o Sony, y máquinas como la Famicom (NES) o el standard MSX grabaron a fuego las bases del videojuego contemporáneo, y gracias a las compañías de software nacieron sagas que, a día de hoy, siguen siendo prolíficas y referentes.

Una de esas sagas fue Castlevania, que vio la luz hace exactamente veinticuatro años en forma de diskette, y que corría en un curioso periférico para NES con el que se usaba este tipo de formato. Desde entonces Konami, padre de tan renombrada franquicia, ha desarrollado más de treinta juegos dedicados al universo de Nosferatu y los mata vampiros. Rendimos pues con este artículo, tributo a la excepcional historia de la familia Belmont, que durante generaciones se ha encargado de mantener al mundo libre de las garras de Drácula.

UN CUARTO DE SIGLO A GOLPE DE LÁTIGO

Hemos de señalar que el término Castlevania no se acuñó hasta que empezó a triunfar fuera de las fronteras de la tierra del sol naciente, conociéndose al principio por Akumajo Dracula en Japón (donde sigue manteniendo el nombre), y Vampire Killer en occidente. Tampoco siguió la saga una línea temporal lógica, situándose cada episodio en diferentes épocas dentro de la cronología que va desde principios del siglo XI hasta un futuro cercano. Durante todo este tiempo, la franquicia ha ido evolucionando conforme lo han hecho las tendencias y la tecnología, adaptándose en la mayoría de las ocasiones con gran acierto, y fracasando estrepitosamente las menos como comentaremos más adelante.

Sin embargo, lo que quizás haya evolucionado en menor medida sea el gameplay, ya que si bien la propia adaptación del cuento de Drácula o las sobresalientes bandas sonoras de las que hacen gala la mayoría de los Castlevania son señas de identidad, también lo es la sencilla pero desafiante jugabilidad, la cual básicamente consiste en ir limpiando las zonas de enemigos con un arma principal (normalmente el legendario látigo del clan Belmont) y otras secundarias limitadas al número de corazones que recolectásemos a base de destruir todo candelabro colgado en los escenarios, así como plataformear a placer por intrincados lugares dentro y fuera de las dependencias vampíricas.
reportaje castlevania saga castlevania
Durante los años 90 y hasta nuestros días, la franquicia ha ido coqueteando con diversos esquemas tales como añadir elementos RPG, suma relevancia a volver sobre nuestros pasos gracias a las nuevas habilidades adquiridas, o profundizar en el sistema de combate hacia el más puro estilo Hack And Slash. A nivel estético, Castlevania también ha evolucionado acorde con los tiempos, no sin cierta polémica en lo referente a los diseños de la artista Ayami Kojima, cuyas obras maestras eran a menudo reemplazadas por simples diseños anime, algo que provocó las iras de los más acérrimos. Otros de los sucesos más controvertidos, sobre todo en las primeras entregas, fue la censura que sufrieron muchos juegos al llegar a occidente: se ve que la sangre estaba muy mal vista, y bustos de mujeres con sus pechos al libre albedrío fueron engalanados con una socorrida toga, con el fin de proteger a nuestros influenciables infantes (pobrecitos).

Tampoco los Belmont han estado imperiosamente ahí para detener las aspiraciones del Príncipe de las Tinieblas, ya que en ocasiones quienes han tomado el protagonismo han sido el propio hijo de Drácula, su reencarnación, e incluso un español llamado Eric Lecarde compartió su lanza junto a un descendiente de los Belmont, en una sobresaliente (y única) entrega para la Sega Mega Drive. Otros, como los miembros de la Orden de Ecclesia también han compartido semejante honor. Rematamos este apartado con mención a la sublime banda sonora de la saga, ya que los mejores temas han pasado por diferentes versiones y remixes, destacando el sobrecogedor Dance of Illusions, composición reservada para el enfrentamiento final contra Drácula en buena parte de los títulos disponibles.

PRINCIPALES JUEGOS DE LA FRANQUICIA

VAMPIRE KILLER: el primer Castlevania en llegar a occidente para la plataforma MSX2, versión del original para FAMICOM Disk System y el comienzo de tan maravillosa franquicia. En él, Simon Belmont armado con el legendario látigo Vampire Killer, se enfrentó al regreso del Conde de Transilvania en un sensacional juego. Esta versión tuvo a su vez el correspondiente port para NES en formato cartucho para su lanzamiento en Estados Unidos, donde el MSX no triunfó. Las bases de la saga se fundaron con este juego, a él le debemos las armas secundarias como las dagas o hachas, escudos que mermaban el daño que el enemigo inflingía sobre nosotros, o la famosa cruz capaz de arrasar con todos los enemigos de la pantalla, por no hablar de las botas mágicas que nos permitían correr, o las alas que otorgaban la posibilidad de saltar más alto a su portador.

SUPERCASTLEVANIA IV: Debut de la saga en Super Nintendo, Konami realizó un increíble trabajo creando una obra maestra sin discusión. Aprovechando las bondades gráficas del “Cerebro de la Bestia”, SCIV dejaba al mundo boquiabierto con efectos tan alucinantes para la época, como por ejemplo la casa encantada que giraba sobre su eje, transformando todo el escenario mientras nos balanceábamos asidos al látigo. Además, su BSO tiene temas grabados a fuego en la memoria de los fans, bastará con mencionar el increíble “Dance of the Holy Man” durante la entrada al castillo en el primer nivel. Como curiosidad, durante la introducción japonesa del juego, en la tumba del Señor de la Oscuridad pone “DRACURA”, ya que los japoneses no conocen el sonido fonético de la letra L.
super castlevania iv castlevania nes
CASTLEVANIA: RONDO OF BLOOD: Para un buen número de seguidores es el mejor título de toda la serie, aunque realmente no llegó a salir de Japón. Publicado a finales del 93 para la consola de NEC llamada Turbografx, tuvo su primer remake dos años después en Super NES como Vampire’s Kiss, y aunque era un gran juego, no captó toda la esencia del original. Por fortuna, en 2007 se volvió a rehacer para PSP bajo la coletilla “The Dracula X Chronicles”, mucho más fiel al original y con unos gráficos de infarto. Durante la aventura, Ritcher Belmont se enfrentó no sólo a Drácula en una más que memorable batalla final, sino que tuvo que vencer a la mismísima Muerte.

CASTLEVANIA: SYMPHONY OF THE NIGHT: Decimotercera entrega de la franquicia para Playstation y Sega Saturn, secuela directa de Rondo of Blood, y hasta la fecha el mejor Castlevania de la historia. SOTN marcó un antes y un después en la saga al adoptar la fórmula vista en las series Metroid, y consistente en volver reiteradamente sobre nuestros pasos a medida que adquiríamos nuevas habilidades para explorar el castillo, transformado en un descomunal mapa por descubrir. Durante la aventura encarnamos a Alucard hijo de Drácula, después de jugar la fase final donde termina Rondo of Blood con Ritcher Belmont. Al increíble diseño artístico, la exquisita dificultad, y una vez más una BSO de ensueño (en esta ocasión, a manos de la maestra Michiru Yamane), se sumaron miles de secretos por descubrir, o diferentes personajes a controlar una vez concluida la aventura con final bueno y malo. Este Castlevania creó escuela y muchos de los juegos aparecidos posteriormente siguieron este esquema, aunque sin lograr la excelencia que se alcanzó con éste.
castlevania reportaje castlevania saga
HAUNTED CASTLE: Más bien como curiosidad que por su relevancia, ésta es la única versión arcade de Castlevania (si no contamos con la versión de disparos a lo House of the Dead que publicó Konami el año pasado, la cual fue simplemente un spin-off) lanzado en Estados Unidos y Japón en 1988, amén de toda una rareza en los salones recreativos de Europa durante algunos años después. Si por algo destacó este título además de contar con unos gráficos más pulidos que los acostumbrados en versiones domésticas de la época, fue por su endiablada dificultad, que obligaba al jugador a aprenderse al dedillo los patrones de ataque y el momento de aparición de los enemigos, todo ello a costa de un ingente desembolso de monedas. Otros detalles fueron la posibilidad de usar armas alternativas al látigo de alquimia, como la maza de pinchos o la espada, y resultaba espectacular el sprite que daba forma al final boss del quinto nivel: el mítico Monstruo de Frankenstein. Tuvo más adelante una conversión para Playstation 2, que por desgracia no salió de tierras niponas.

REPORTAJE CASTLEVANIA-ÍNDICE

PÁGINA 1

PÁGINA 2

José Luis Fernández 29 | 09 | 2010