EL RESPETO ES LA CLAVE

captura monster hunter tri monster hunter tri lagiacrus
Capcom y Nintendo han insistido en recordar a su público que los monstruos deben ser respetados, pero lo mismo se debe aplicar a los compañeros de equipo. Una cacería en grupo resulta estimulante si sus miembros entienden que el egoísmo y las ansías de liderazgo son dos componentes que deben quedarse en el fondo del cofre de recursos. Por ejemplo, si hay tres espadachines luchando contra un mismo monstruo, se debe tener en cuenta tanto los movimientos del bicho como los del resto para que un sablazo inesperado no acabe golpeando al aliado, rompiendo con su ritmo y enviándolo al quinto pino.

Por otra parte, los ballesteros deben medir sus disparos, es decir, es mejor optar por lanzar pocos proyectiles y que éstos impacten y tengan incidencia en la batalla -por ejemplo, electrocutando o durmiendo al enemigo- que imitar a un mafioso con una ametralladora bien recargada en sus manos. Finalmente, destacar que la victoria será para todo el equipo; no es necesario luchar contra los compañeros por ver quién es el que le da el golpe de gracia a la bestia.

Uno de los pocos fallos de Monster Hunter Tri es el sistema para comunicarse con los compañeros, precisamente uno de los factores más relevantes para asegurar un buen juego en equipo. Un título tan complejo como éste necesita una forma ágil y rápida de hablar con los otros cazadores, y por desgracia los gestos corporales disponibles y el tedioso chat textual son insuficientes. ¿Qué quiere decir eso? Pues que si los usuarios no se han hecho con un WiiSpeak -ya sea comprando la edición especial o adquiriéndolo por separado-, deberían hacerlo antes de embarcarse en Loc Lac. Si la economía no está para gastos adicionales, se recomienda al menos quedar en un programa del estilo Skype. Cierto, eso significa que la partida tardará en arrancar, pero merece la pena.

LA MORDEDURA DEL BEHEMOT

captura mht monster hunter capcom
Se pueden contar muchas más cosas sobre el juego, pero es imposible hacer justicia a la magnitud de un Monster Hunter sin acabar en el aburrimiento o en la reiteración, ya que el análisis original ya destripó el concepto básico de la serie. El objetivo del presente texto era demostrar que Tri no es un juego imposible porque los errores de anteriores entregas se han subsanado para que la curva de dificultad no sea tan pronunciada en su inicio. Ojo, eso no quiere decir que el título no castigue al jugador por sus fallos o le demuestre que las dos últimas generaciones de videojuegos le han mimado demasiado con continuaciones infinitas o con niveles que se solucionan prácticamente por sí mismos.

En definitiva: cuanto más grandes sean los monstruos -y lo serán conforme el jugador suba de rango o avance en la historia-, más dura será la caída… cuando se tiren encima del cazador desprevenido. Pero éste volverá a intentarlo cuantas veces hagan falta, ya que Monster Hunter es un especialista en enfadar al usuario lo justo y lo suficiente. Volviendo a la analogía inicial, Tri hincará sus colmillos en el ego de su contrincante con el objetivo de que éste despierte de su letargo y acabe con el temible behemot con una serie de movimientos espectaculares. La sensación de victoria embriagará al bravo guerrero… hasta que el gigante reaparezca con fuerzas renovadas, exigiendo la revancha. ¡Se reanuda la cacería!

CÓMO VENCER AL GRAN JAGGI Y AL QURUPECO

monter hunter wii online monster hunter tri capcom wii
Este anexo pretende ahondar en uno de los aspectos más llamativos de la serie, que se puede resumir perfectamente con el eslogan “Conócelos, respétalos, cázalos”; todo aquel que pretenda enfrentarse a los monstruos machando botones sin ton ni son acabará participando activamente en el lavado intestinal de la criatura. La clave de la victoria consiste en ser paciente, investigar el comportamiento del enemigo como el animal que es y aprovechar la información extraída para cambiar las tornas en la batalla.

Cierto, para muchos jugadores es posible que esta mecánica les resulta liosa ya que exige un planteamiento metódico prácticamente inédito en la presente generación de consolas. Es por eso que en lugar de explicar los pormenores de esta técnica de una forma general, se ha optado por explicar cómo vencer a los dos primeros monstruos importantes para ayudar a los novatos en sus pasos iniciales y de paso conseguir que los desconocedores de la serie se animen a enfundarse el traje de cazador.

Los Jaggi son los machos de una raza parecida a los dinosaurios, y normalmente sus embestidas no deberían ofrecer problema alguno; las Jaggia, es decir, las hembras, son un poco más grandes y feroces pero al igual que sus “partenaires” esconderán el rabo entre las piernas si el jugador empuña una antorcha. Ahora bien, ni una hoguera gigantesca logrará ahuyentar a los bichejos cuando estén bajo las órdenes del Gran Jaggi, el líder de la manada y primer monstruo a batir en el juego, ya que éste les insuflará valor.
monster hunter tri map monster hunter chacha
Por lo tanto, enfrentarse al Gran Jaggi equivaldrá a ser testigo de un remake zoológico de La Tribu de los Brady porque el número de secuaces será muy elevado. ¡Calma y tranquilidad! No hay nada peor que perder los nervios en momentos tan caóticos como éste. El jugador debería aprovechar la ocasión para aprender a bloquear y a rodar, dos movimientos que le acompañarán hasta su lejana jubilación. Asimismo, los enemigos se harán daño entre sí si el jugador aprende a “danzar” entre ellos para lograr que el líder acabe matando a gran parte de sus esbirros.

Pero atención: el Gran Jaggi puede pedir refuerzos con sus poderosos rugidos, así que nadie piense que podrá luchar contra él a solas durante mucho tiempo. Una vez el cazador se atreva a encararle, deberá observar atentamente sus gestos porque éstos suelen ofrecer pistas sobre sus ataques inminentes. Básicamente, el monstruo tiene tres ataques: una acometida con sus garras, dos giros en trompo y una embestida que no puede bloquearse, ¡menos mal que es fácil predecir cuándo va a utilizarla! Una vez aprendidos sus patrones de movimiento, esquivarle y lincharle a espadazos o a disparos será coser y cantar… hasta que se enfade…

Las criaturas se enfadarán cuando su barra de energía “oculta” disminuya y durante un período de tiempo harán mucho más daño y atacarán con una velocidad mortal. En estas situaciones, es mejor no arriesgarse a no ser que el cazador conozca el comportamiento del enemigo como la palma de su mano; sablazo y huida, sablazo y huida, sablazo y huida… Cada monstruo tiene sus propias señales externas infalibles para saber si la ira le ha invadido: vapor exhalando de su boca -es el caso del Gran Jaggi, mejillas enrojecidas…

ESPECIAL MONSTER HUNTER TRI-ÍNDICE

PÁGINA 1

PÁGINA 2

PÁGINA 3

PÁGINA 4

PÁGINA 5

Daniel Cáceres 06 | 05 | 2010