Gamelab 2012 abre su primer día de exposición al público con uno de los platos fuertes, la ponencia de Randy Pitchford, fundador de Gearbox y responsable de la saga Borderlands o de algunos títulos como Half-Life, sobre la edad de piedra de los videojuegos.

Randy asegura que vivimos en un entorno pesimista donde se ha llegado a afirmar la muerte de los juegos para PC, de la distribución física (con la perdida de empleo y empresas que ello conlleva) o incluso el fin de las consolas gracias a los avances técnicos de los dispositivos móviles. En cambio, piensa que el futuro está abierto y éste mejor que lo vivido en el pasado y que lo que estamos viviendo hoy en día.

Gearbox

Según un reciente estudio, sólo el 49% de los hogares estadounidenses disponen de alguna consola. Hace años era impensable el nivel de plataformas que se pueden encontrar en un hogar, por tanto, Pitchford asegura que aún queda mucho crecimiento en el sector y, sobretodo, evolución.

LOS JUEGOS DE LA EDAD DE PIEDRA

Así es como ve el presente. Un presente por evolucionar hacia donde está llamado el sector. Según el responsable de Borderlands 2, el próximo lanzamiento de 2K Games, el presente está mermado por las carencias existentes en el feedback (lo que el jugador recibe) y en el input (cómo interactúa el jugador con el título) de los videojuegos. Kinect, por ejemplo, es un avance “interesante” pero todavía es un hardware “muy rudimentario” y sus juegos lo demuestran.

Randy Pitchford

El futuro de los videojuegos está llamado a corregir y perfeccionar estas dos claves de interactividad. Más concretamente, Pitchford pone dos ejemplos: Matrix y Star Trek Next Generation.

De Matrix toma el concepto de conectividad entre cerebro y la realidad simulada. Una conexión perfecta donde el cerebro cree que es real todo lo que sucede hasta el punto de tener sus consecuencias físicas. Mientras que de Star Trek: The Next Generation toma el concepto del holodeck. Una plataforma de realidad simulada que es capaz de transportar en el especio y el tiempo a los humanos.

A día de hoy no hay tecnología que se acerque a lo visto en la ciencia ficción. El 3D, que puede parecer el último avance visual, tampoco alcanza lo esperado. Randy Pitchford ha calificado esa tecnología como anticuada, aparatosa y poco fiel, aunque en el último punto ha mejorado mucho. Tampoco hay que olvidar las mejoras posibles en cuanto al audio, los olores o incluso el tacto que se pueden realizar.

Por todo esto todavía vivimos en la edad de piedra del videojuego. El sector del entretenimiento tiene mucho que ofrecer y evolucionar hasta metas similares a lo que se nos muestra en la ciencia ficción. Este sector debe estar lleno de optimismo porque aún le queda una larga vida de estudio, desarrollo y evolución por delante.

Javier Ortizá 28 | 06 | 2012