El nuevo plan nacional sobre drogas, según especifica Rubalcaba al exponer las novedades generales que presentará su partido a raíz de las próximas elecciones, incluye el mundo del videojuego bajo el prisma de la adicción que puede producir en determinados usuarios que se toman demasiado en serio su afición.

Estas declaraciones no han tardado en sembrar la polémica en la red, debido a que los videojuegos no están presentes en ninguna otra faceta del plan a pesar de su demostrado valor cultural y comunicativo. Pese a que la decisión del actual Gobierno por incluirlos en el Plan Nacional sobre Drogas como una de las adicciones que pueden arruinar la vida del individuo al no estar controlada de forma debida, puede resultar muy beneficiosa para aquellos que encuentran en la ludopatia uno de sus principales problemas familiares, ya que está demostrado que ésta puede ser muy perjudicial para un amplio espectro de perfiles en España.

No obstante, existe la opinión de quienes aseguran que esta iniciativa no hace sino aumentar la desconfianza de los padres hacia un producto que, por su naturaleza y su trayectoria dentro de la cultura nacional, ha sido muchas veces puesto en evidencia de forma injustificada en una cantidad ingente de medios generalistas/sensacionalistas. Si bien en cierto que la peligrosidad de los videojuegos, usados sin la debida responsabilidad, puede resultar similar a la de otros productos, programas de TV cuyo valor cultural es cuestionable siguen sin pertenecer al programa nacional sobre drogas, hecho que, según un importante sector, no hace sino poner en entredicho la profesionalidad de aquellos que pretenden hablar del mundo del ocio electrónico sin haber tenido nunca contacto directo con el mismo.

¿Vosotros qué opináis?

Sergio Melero 17 | 10 | 2011