Va a hacer casi un mes desde que PS4 salió a la venta en Estados Unidos y Canadá. Fue el 15 de noviembre y solo una semana después lo hizo Xbox One en 13 países (en principio iban a ser 22). Según Sony, vendieron un millón de PS4 en su lanzamiento en Norteamérica y, según Microsoft, Xbox One calcó prácticamente las ventas de su principal rival… aunque en 13 países, dos de ellos Estados Unidos y Canadá.

LA DIFERENCIA DE PRECIO, LA CLAVE

Este es uno de los argumentos que utiliza el conocido analista Michael Patcher para confirmar que en Estados Unidos PS4 vendió un 66% más que Xbox One el día de sus respectivos lanzamiento. El propio Patcher maneja unas cifras (sin revelar fuentes) que indican que se vendieron 1,25 millones de PS4 en ese mercado su primer día, mientras que fueron 750.000 las consolas Xbox One que fueron adquiridas en Estados Unidos el 22 de noviembre.

Patcher ya predijo hace unos días que Sony iba a ganar la batalla en esta generación. Y para él la razón fundamental es la diferencia de precio entre ambas. Los 100 euros de diferencia, a pesar de la inclusión de Kinect son la clave para este analista. El consejo que da a Microsoft si no quiere perder la batalla en los dos primeros meses es que bajen el precio ya mismo.

Nacho Ros 10 | 12 | 2013