Hace unos días tuvimos la oportunidad de probar el nuevo videojuego de Deadpool, o Masacre, un superhéroe de Marvel bastante desconocido para el gran público. ¿Quién es Deadpool? Pues Wade Wilson, un pobre diablo sometido a los experimentos Arma X del gobierno americano, que le dejaron secuelas físicas y mentales muy chungas. Por un lado está totalmente desfigurado, por eso siempre lleva su traje puesto. Por otro lado tiene una personalidad inestable que tiende hacia el humor negro y la autodestrucción motivo por el cual otros superhéroes le hacen el vacío y acaba trabajando como mercenario.

UN SUPERHÉROE ALTERNATIVO

Ha protagonizado series regulares de cómics sin demasiado éxito comercial, pero sin embargo parece que a alguien le ha parecido suficientemente interesante para protagonizar este juego. Imaginad a un soltero con serios problemas de autoestima e higiene pero que además tiene superpoderes y cierta tendencia al sadismo.

Deadpool es un tipo con carisma y eso salta a la vista desde la propia pantalla de título, en la que sale rascándose alegremente la entrepierna con su pistola sentado en su sofá.

Masacre avance primeras impresiones

Una vez que comienza el juego podemos movernos por el apartamento de este sujeto con total libertad, escuchar sus mensajes del contestador, saquear la nevera e incluso ir a hacer deposiciones al cuarto de baño. Después de echar unas risas empezamos la primera misión consistente en infiltrarse en un edificio y eliminar al jefe de turno. Tardamos alrededor de 40 minutos en completarla y fue divertida. Llena de chascarrillos y cosas que hacer es un buen entrenamiento para familiarizarnos con el sistema de juego. Aquí vemos que Deadpool no tiene miramientos en masacrar a los malosos con sus espadas o decapitarlos de un disparo en la cabeza. A nuestra disposición pone todo tipo de mejoras, armas secundarias y granadas para asegurar la juerga.

LANZAMIENTO EN JUNIO PARA PC, PS3 Y XBOX 360

Entretenimiento asegurado y carta blanca para hacer el cabra son las bazas de este título desarrollado bajo el Unreal Engine. En el aspecto técnico es quizás donde más flojea. Aunque el control responde bien, el juego nos ha castigado con momentos en los que: “¡Vaya! ¿qué es eso? ¿Un maloso muerto suspendido en mitad de una pared?” “¿Es que esta parte del escenario se puede atravesar?” Y cosas por el estilo, esperemos que estos detalles se pulan antes de sacar el juego a la venta aunque mucho nos tememos que se vaya a quedar igual.

Por lo demás es un título de acción con algo de plataformas, honesto en su planteamiento y en su desarrollo. Deadpool llegará este verano con ganas de impartir justicia y esperamos su versión definitiva con entusiasmo.

Jess Barbieri 29 | 05 | 2013