La semana pasada hablábamos sobre el modo historia del nuevo DLC de los chicos de Rockstar y en esta ocasión vamos a hacer lo propio con el modo cooperativo. El nuevo modo que introduce Undead Nigthmare es el “Apocalipsis de los No Muertos”, en el cual los jugadores (de 2-4) deben cooperar para sobrevivir a diversas oleadas de zombies. También se introduce, dentro del modo libre, la “Toma de Tierras” que consiste en conquistar territorios.

OLEADAS DE PODREDUMBRE

Antes de empezar la partida podremos elegir entre cuatro clases de personajes (Ravager, Long Shot, Overkill y Mauler) los cuales tienen a su vez una serie de armas predeterminadas: de corto alcance, de medio alcance, de largo alcance y, por último, una combinación “todo terreno”.

Al empezar cada oleada los jugadores contarán con un tiempo límite para eliminar a todos los zombies, pero también aparecerá un ataúd representado en el mapa por un punto amarillo que al ser abierto sumará al total un minuto más de tiempo. A su vez aparecerán ataúdes con armas nuevas y munición representados por un punto verde.

En las primeras oleadas solamente aparecerán los zombies clásicos, que se mueven a una velocidad normal, pero conforme se van superando oleadas los no muertos crecen en número y también aparecen nuevas clases como los Bolter que son más pequeños y ágiles, los Bruiser más grandes, con un poderoso ataque cuerpo a cuerpo y más duros de matar y, por último, los Retcher, que lanzan unos escupitajos tóxicos y explotan al morir.

LA UNIÓN HACE LA FUERZA

Para sobrevivir a esta pesadilla de no muertos la colaboración entre jugadores será más importante que nunca, es más, mientras probábamos el multijugador los responsables de Rockstar nos hacían hincapié en que una de las cosas que buscaban con este DLC era fomentar y premiar el trabajo en equipo.

Los zombies son numerosos e implacables en tu persecución por lo que es importante repartirse las tareas, mientras uno atrae a un grupo de no muertos otro se puede encargar de abrir el ataúd para ganar ese preciado minuto extra y el resto de cubrir a este último de los enemigos que quedan por la zona. Pero hay que tener cuidado al disparar y ser preciso porque en este cooperativo existe el daño amigo y podemos incapacitar a nuestros aliados, si esto ocurre (o si algún aliado es incapacitado por un enemigo) podremos acudir en su ayuda y reanimarlo. En todo caso, si algún jugador no es reanimado durante una oleada lo hará automáticamente al comienzo de la siguiente, siempre y cuando al menos uno de ellos quede en pie y mate a todos los enemigos.

Otra razón por la cual hay que afinar la puntería es que junto con Undead Nigthmare se ha introducido una modificación del sistema de fijado de objetivos para dificultar los disparos en la cabeza que será una de las formas más efectivas de acabar con los no muertos. Otra forma será agrupar unos cuantos con un cebo y lanzarles una dinamita o agua bendita para acabar con varios de golpe o incluso subirnos a un punto elevado y acabar con ellos desde ahí puesto que no pueden trepar ni subir escaleras.

Así pues el objetivo final de este cooperativo no es otro que sobrevivir a una oleada tras otra, ya que estas se suceden sin fin mientras los jugadores dispongan de tiempo suficiente, y en el momento que este se agota deben sobrevivir a hordas infinitas de enemigos hasta que todos los aliados acaban incapacitados.

TOMA DE TIERRAS

En este nuevo modo, que sólo está disponible en los modos Normal y Hardcore libre, los jugadores (siempre un mínimo de tres) luchan por el control de una porción de tierra de una de las siete ciudades diferentes del mundo de Red Dead Redemption (Armadillo, Blackwater, Chuparosa, Escalera, Las Hermanas, Rancho MacFarlane y Thieves Landing).

Para iniciar una partida, el jugador debe acudir a cualquiera de las ciudades citadas y buscar el poste que dice toma de tierras. Una vez activada, comienza una cuenta atrás y se le da el control sobre esa zona al jugador. Para poder tomar en posesión dicha zona hay que permanecer dentro y defenderla de los enemigos, intentando no abandonarla ni ser matado por otro jugador ya que esto implicará el fracaso en el intento de control. Un jugador también puede perder el control de su territorio si otro se cuela a hurtadillas y vuelve a activar el poste tomando así posesión de la zona. También podrás asociarte a otros jugadores para ayudarte a defender la zona.

Mientras la toma de tierras esté activa en el poste se va acumulando la experiencia resultante de la muerte de jugadores. Al acabar el tiempo, la experiencia acumulada se repartirá entre todos los jugadores que hayan tenido en posesión la tierra, ganando un mayor porcentaje aquellos que lo hayan hecho más tiempo. Por último, comentar que todos los jugadores pueden participar de forma activa en Toma de tierras, pero sólo los jugadores que tengan este nuevo DLC puede iniciar una partida.

CONCLUSIÓN

El apartado cooperativo del nuevo DLC de Red Dead Redemption es otra excusa más para adquirirlo cuando salga a la venta el próximo 26 de octubre. A las 10 horas aproximadamente que promete el modo historia se suman unas cuantas que puedes invertir en este divertido multijugador, disfrutando de hordas y hordas de enemigos mientras subes de nivel tu personaje para desbloquear nuevas armas o incluso, como nos comentaba un responsable de Rockstar, un zombie que podremos usar como personaje jugable.

En esta ocasión, Rockstar ha hecho un gran esfuerzo para contentar tanto a los amantes del modo multijugador como a aquellos que se quedaron con ganas y añoraban extender un poco más la experiencia jugable del modo historia de lo que el juego original nos permitía, algo que parecen haber conseguido.

Eduardo Palop 21 | 10 | 2010