Desde hace siglos, una orden de caballeros protege a la humanidad de todo tipo de peligros, no sólo aquellos más terrenales como la codicia, la ambición y la corrupción de los corazones, sino también de terribles bestias cuya fuerza y resistencia los convierte en casi inmortales. Pronto deberemos tomar parte en esa batalla, y hasta entonces Sony ha tenido en su haber cedernos el código de The Order: 1886 mostrado en la Playstation Experience, para probar de primera mano un pequeño adelanto del impresionante trabajo de Ready at Dawn.

Preview The Order 1886

ASALTO AL AGAMENÓN

Capítulo V y el Támesis parece una serpiente plateada desde el cielo londinense al atardecer, momento en el cuál los caballeros herederos de la Orden del Rey Aruro aterrizan en lo alto de tan magnánimo dirigible. Junto a nosotros la bella Isabeau, dirigiendo el descenso el Gran Caballero Sebastian Malory, al fondo y con su pasotismo habitual el bueno de Lafayette y de repente, sin ningún tipo de transición o corte, tomamos el control de Grayson. Apenas hemos echado un vistazo alrededor mientras descendemos en rappel suavemente y abordamos la nave.

Una vez en el interior de la descomunal estructura el grupo se divide, por lo que nos dirigimos hacia la cabina de mando junto a nuestro compañero francés. Para poder despistar a los guardias provocamos un pequeño cortocircuito, para ello y con una bomba de vacío conectada a los bornes de la caja eléctrica, provocamos una diferencia de potencial que hace saltar los plomos y sumir la zona en la penumbra. Pronto aprenderemos a matar con sigilo, y aproximándonos por la espalda a los guardias Grayson será capaz de asestar una letal puñalada (o varias, según se tercie) para acabar discretamente con cualquier amenaza.

Tras asaltar la cabina y tomar el control del zepelín, nos dirigiremos prestos al gran salón para desenmascarar a los rebeldes que quieren atentar contra un inesperado VIP que se encuentra a bordo. El tempo de la aventura cambia y pasamos de matar con discreción, a una auténtica ensalada de tiros en los que nuestro rifle de precisión pronto deberá ser sustituido por armas más contundentes, en un sin cesar de acción que culminará con la puesta a salvo de un pasaje formado por aristócratas del viejo mundo.

The Order 1886

VALORES DE PRODUCCIÓN

Mucho se ha hablado de The Order desde que fue anunciado con un breve teaser en el E3 2013, y no han sido pocas las voces que se han alzado en contra de un desarrollo envuelto en una dirección y puesta en escena más propia del celuloide que del mundillo del videojuego. No es para menos, ya que el cuidado que tiene el juego que apadrina Sony Santa Monica se nota en cada plano, en cada encuadre y secuencia. Nada se deja al azar y vamos surcando una dispar sucesión de eventos que hilvanan un guión que suda épica por cada uno de sus poros.

La resolución elegida es 1920x800p, por lo que ya habréis notado las bandas negras que se comen buena parte de la pantalla. Una decisión de diseño, el del formato 21:9 usado en el cine, que permite usar el rendimiento que ahorran la falta de píxeles a renderizar para mostrar un apartado gráfico que deja boquiabierto desde su comienzo. A nivel técnico, el diseño de personajes así como el movimiento y físicas de sus ropas (véase cómo se mueve la casaca de Grayson cuando nos parapetamos en una cobertura, sin ir más lejos, transmitiendo la sensación de peso y caída de la capa), están a un nivel que jamás habíamos visto con anterioridad. Todo ello al servicio del espectáculo sin un solo diente de sierra por más que forcemos los ángulos y las distancias, así como unos efectos de postprocesado y partículas alucinantes (atención a las granadas de humo).

En cuanto a la jugabilidad, la demo propone diferentes conceptos tal que sencillos comandos para canalizar sus encantos visuales en diferentes y breves planos-sencuencia, minijuegos de habilidad como puede ser forzar cerraduras inyectando aire a presión para levantar los pernos –trasladado al Dualshock 4 de una forma parecida a la que se emplea en Splinter Cell-, y un ‘gunplay’ en el que hemos podido probar buena parte del armamento, desde pistolas de la época a curiosas armas tan contundentes como devastadoras, como así transcurre la acción al cruzar una cocina sembrada de enemigos tras encontrar una armería. Todo ello basado en los cánones de coberturas en tercera persona, que tan de moda se pusieron en la anterior generación gracias a los baluartes Uncharted y Gears of War.

The Order 1886 PS4

IMPRESIONES

Resulta evidente que la apuesta de The Order: 1886 pasa por ser un videojuego extremadamente guiado y que quita el control al jugador en reiteradas ocasiones, es decir, sabíamos a lo que veníamos y Ready at Dawn desde luego no esconde sus intenciones. Pero también debemos ser sinceros a la hora de indicar que aún es pronto para emitir un veredicto, pues si bien nuestros temores sobre si serán capaces de mantener el ritmo a base de intercalar escenas una tras otra no se han despejado, lo cierto es que la breve demo que hemos probado nos ha dejado sin aliento, y en parte gracias a la brutal humanidad que desprenden sus protagonistas, en una sólida base sobre la que se recrea el resto a su alrededor.

Desde el principio hasta su abrupto final hemos sido presos de la emoción y hemos quedado anonadados con semejante despliegue visual regado con momentos jugables que no han desentonado en absoluto, alternando sigilo, QTEs, y una segunda parte en la que los tiroteos han sido los protagonistas. Insistimos, será necesario jugar el título en su totalidad para ver si son capaces de mantener el nivel que hemos probado sin que decaiga, pero de momento lo han conseguido.

Por último nos gustaría elogiar el sobresaliente doblaje de la versión original de esta prueba, que sí, que en España el gran Álex de la Iglesia dirigirá su localización a nuestro idioma con actores profesionales y no nos cabe duda de que estará a la altura, pero rogamos encarecidamente que se permita elegir el idioma en la versión final del juego. Queda poco más de dos meses para su lanzamiento y tras acabar de jugar, nos hemos quedado con ganas de más, como cuando en una serie termina el capítulo y le dejan a uno deseando saber qué ocurrirá después. Así se las gasta The Order: 1886, un título que no dejará indiferente a nadie.

Javier Ortizá 16 | 12 | 2014