Contra el cierre de la liga de baloncesto más famosa del planeta, videojuegos, así de claro y sencillo. Es posible que los peces gordos de la patronal y los jugadores con sueldos astronómicos crean que pueden detener algo tan grande como es la NBA, que trasciende del mero espectáculo y vive en los corazones de millones de personas. Con el fin de demostrarles lo contrario, jarabe de deporte virtual. 2K tiene listo NBA2K12 para seguir disfrutando de la magia del ‘basket’, en una edición que llega sin competencia pero más completa que nunca a todos los niveles.

MONOPOLIO DE CALIDAD

Erick Boenisch, productor del juego y cabeza visible del sello 2K Sports, nos acompañó durante la primera toma de contacto para explicarnos las novedades incluidas en la próxima edición de NBA 2K. Lo primero de lo que se percata el jugador que salta a por el balón tras dar comienzo el partido, es la mejoría en cuanto a animaciones y sobretodo transición entre ellas, lo que unido a un trabajado sistema de colisiones produce un resultado espectacular en movimiento. Tened en cuenta que a diferencia de años anteriores, los encontronazos entre dos o más jugadores depende de la altura, peso y dirección de los implicados, algo que afecta a la jugabilidad, de la misma manera que en la realidad a Nate Robinson le cuesta superar a Yao Ming, y todo el juego que puede dar entre ataque y defensa.

La perfecta simbiosis entre lo técnico y lo jugable ha permitido a los chicos de Visual Concepts, recrear partidos cuyo control resulta extremadamente rápido, preciso e intuitivo. Las acciones a realizar por ello resultan más simples en su ejecución pero no por ello menos profundas, resultando la visión del juego y la reacción a nuestras órdenes lo más relevante que podemos comentar nada más acabar el primer cuarto que disputamos. Aquello de que las sagas anuales deportivas son poco menos que una expansión, convierte a NBA 2K12 en la excepción que confirma la regla, o al menos y hasta que podamos exprimir el juego a tope es lo que nos dice el cuerpo, tras zafarnos de Duncan y Parker tirando a la media vuelta desde la línea de tres puntos, y marcando un triple digno del mismísimo Larry Bird.

El productor no sólo quiso hacer hincapié en la consabida evolución de la simulación, deteniendo el partido para acercar la cámara a los jugadores. El nivel de detalle alcanzado en cada jugador de la NBA resulta demencial, a nivel facial con arrugas de la frente, expresiones diversas, e incluso los ligamentos del cuello se marcan en aquellos más fornidos. Los modelados ‘ingame’ llegan a tal nivel, que se puede apreciar el tatuaje de Merlin que lleva Tim Duncan en el pecho, tras detener el juego en un momento en el que los pliegues de su camiseta permitían apreciarlo, en forma de textura de alta definición. Súmese un trabajo similar en todas las plantillas de ambas costas, junto a la recreación de cada estadio y de su público, que ahora animará al equipo local de forma clara y patente durante el encuentro.

DE ROOKIES Y LEYENDAS

Por si fuera poco disponer de la presumible liga (a falta de que se levante el ‘lockout’) más grande del baloncesto a nivel mundial, 2K Games realiza un mate desde la línea de tiros libres, dotando al juego de suficiente contenido adicional para tocarle la fibra a los fans de la NBA. Conscientes del revuelo que tuvo la aparición de Michael Jordan en la anterior iteración de la saga deportiva, Take 2 se marca su particular ‘ali-hoop’ incluyendo a quince de los más grandes jugadores de la historia de la NBA, junto a sus plantillas, rivales y marco cronológico recreado hasta el más mínimo detalle. Jugar con Bill Russell que tiene más anillos que dedos, en blanco y negro con las reglas de 1965 en una cancha similar a la de la época, simplemente no tiene precio.

Medio siglo de historia de la NBA concentrado en un único disco para deleite de los fans, que podrán recrear entre tantos encuentros míticos, las finales Celtics-Lakers de los 80 que se representarán en pantalla de manera fidedigna, incluidos los tonos pastel que producía la analógica televisión estadounidense de entonces, o los raquíticos shorts que lucían los jugadores en su uniforme. Historia interactiva gracias a leyendas de la talla de Ewing, Pippen, Olajuwon… que se suman a los incontestables Jordan, Bird y Johnson, protagonistas de las diferentes portadas que tendrá la primera edición del juego. Por si fuera poco, el renovado modo Mi Jugador permitirá crear una estrella del ‘basket’ a nuestra imagen y semejanza, desde el Draf tinical y el Rookie Showcase, hasta el All-Stars y la Final Four para éxtasis del jugador.

Queda claro que el maldito ‘Lockout’ no va a detener a la NBA, pues disponemos de la posibilidad no sólo de disfrutarla de forma virtual, sino de hacerlo gracias a 2K Sports que, conocedores de que van a lanzar su juego sin competencia ninguna -nada de NBA Elite ni qué decir ya de NBA Live, valga la redundancia- se han molestado en trabajar como si para destacar de otros títulos sobre la asociación americana de baloncesto se tratase, superándose a sí mismos con un título que, de seguir con las increíbles impresiones que nos ha causado en la primera toma de contacto, tiene todas las papeletas de convertirse en el ‘MVP’ de los simuladores de ‘basket’, no ya de la temporada pues es el único exponente, sino de toda la corta historia del videojuego.

José Luis Fernández 26 | 09 | 2011