preview just cause 2
Acción, adrenalina, explosiones por doquier y apología de la destrucción. Estos son algunos de los aspectos sobre los que gira Just Cause 2, la nueva apuesta de Eidos Interactive y Square-Enix para consolas de última generación y PC, programada por el estudio Avalanche.

El juego que nos ocupa ofrece un espacio escénico interactivo pensado exclusivamente para desatar toda nuestra pasión destructiva, aprovechando el arsenal de armas que los chicos de Eidos han puesto a nuestro alcance. Lanzamisiles, ametralladoras, pistolas de todo tipo, explosivo con alto poder de destrucción… si lo que buscas es acción y la primera parte de la franquicia te dejó con ganas de más, Panau puede ser el lugar idóneo para encontrarla.

ACCIÓN NEXT GEN

La primera parte del juego que nos ocupa pasó sin pena ni gloria, principalmente porque fue lanzado en un momento clave: el cambio de generación copaba todas las portadas y la atención se dirigía precisamente a los títulos que empezaban a aprovechar las virtudes de las nuevas consolas. Pese a que Just Cause 2 ofrecía una llamativa mecánica y se asentaba en un concepto no exento de atractivas novedades, el hecho de ser editado en PS2 y Xbox le restó bastante repercusión. Ni siquiera su versión adaptada a las particularidades del Xbox 360 supo encauzar el proyecto hacia un prisma más acorde a las producciones que estaban rompiendo en el mercado.
just cause 2 teaser
No obstante, el juego gusto mucho a los incondicionales del género shooter en tercera persona, por lo que la decisión de hacer una segunda parte (esta vez sí, aprovechando toda la potencia de la actual generación de sistemas de entretenimiento), fue bien recibida por sus seguidores.

Por fin hemos podido analizar ampliamente muchos de sus aspectos, tras lo que resultaba imperante publicar una preview con nuestras impresiones. Just Cause 2 propone un entorno interactivo donde los géneros de moda se dan la mano: acción y sandbox. Si bien es cierto que este último no llega, ni mucho menos, al grado de libertad que ofrece en otras sagas, da un toque de distinción a un videojuego que, pese a su declarada intencionalidad argumental, nos permite evadirnos de su trama para disfrutar de un abanico considerable de tareas secundarias en un amplio escenario selvático.

EL ESTADO DE PANAU

En Just Cause 2 volvemos a interpretar el rol de Rico Rodríguez, un avispado agente curtido en mil y una batallas. Pero esta misión no es como las demás, Rico debe enfrentarse a uno de sus mejores amigos; el (presunto) traidor responde al nombre de Tom Sheldon y, además de ser el antiguo mentor del protagonista, se le señala como principal responsable del robo de unos documentos de alto secreto que la Agencia mantenía a buen recaudo.

Rico no puede creer lo que está sucediendo, pues Tom no es la clase de persona que se embarca en una trama de corrupción si no es por un buen motivo. Pese a ello, no tienes otra alternativa: en Just Cause 2 viajarás al estado Isleño de Panau para infiltrarte en sus diversos parajes mientras que, entre una nube de enfrentamientos de bandas, el dictador Panay hijo gobierna con su despiadada templanza un estado sumido en el caos y la corrupción.

DIRECTO AL GRANO…

Así es como empieza la aventura. Tras un breve vídeo introductorio, directamente saltamos al vacío desde un helicóptero sobre el estado de Panau. Por medio de los sticks analógicos controlamos tanto la cámara como el movimiento de nuestro personaje, mientras nuestra compañera nos da por radio indicaciones sobre lo que debemos realizad: primero, recuperar el PDA de nuestro compañero, que ha salido malparado del ataque de bienvenida que acabamos de recibir mientras nos disponíamos a entrar “pacíficamente” en la isla y ha caído al vacío. Tras esa sencilla misión, aprenderemos a usar el paracaídas mientras aterrizamos en una base de operaciones.

El primer contacto con el juego te deja un poco frío, posiblemente porque el sistema de animación implementado da unos resultados bastante mecánicos, y el personaje no termina de integrarse de manera efectiva en el entorno. Pese a ello, la cosa mejora cuando empezamos a pillarle el truquillo al gancho (uno de los ítems clave del juego), para escalar o hacer que nuestros enemigos pierdan su cobertura atrayéndolos hacia nuestra posición, entre muchos otros usos. Combinado con el paracaídas, da como resultado la sucesión de momentos variados aunque, en su ejecución, muchos de ellos no sean todo lo espectaculares y realistas que cabría esperar. Pero bueno, tener la oportunidad de alcanzar en un santiamén la cabina del helicóptero que nos ataca de forma irritante para tomar su control en cuestión de segundos es algo bastante gratificante.

ARMAS A TUTIPLÉN

just cause 2 xbox 360
Pero lo realmente divertido del juego llega en el aspecto de las armas. Las tendremos de todas clases: explosivos, pistolas, ametralladoras, pesadas… Su manejo será sencillo y la posibilidad de atacar a dos manos se torna dinámica y divertida.

De esta forma, podremos portar una minigun en la mano izquierda (que controlaremos con LT) y un pistolón en la derecha (manejado con RT). El timing de pulsación será bastante importante, puesto que llevar un arma automática de disparo continuado demandará que mantengamos presionado el botón, mientras que la pistola será efectiva machacando el gatillo.

No tardaremos en notar que, en pos de una jugabilidad más dinámica, se ha restado realismo al sistema de impactos y añadido un asistente al apuntado para que, en las fases donde tenemos a nuestros enemigos muy lejos, podamos acertarles sin muchos problemas. Esto quiere decir lo siguiente: aunque nuestro disparo no impacte en el cuerpo físicamente, la detección de colisiones se ha ampliado para que no nos desesperemos intentando matar a ese pequeño soldado que se agazapa en la lejanía.

En Just Cause 2 tendremos grandes zonas para explorar, que van desde interminables playas hasta cumbres nevadas, pasando por zonas urbanas y bases con auténticos ejércitos que neutralizar. Nos moveremos a pie o en los diversos vehículos (jeeps, helicópteros, tanques, etc) que estarán a nuestra disposición, haremos uso del característico paracaídas que portamos a la espalda para hacer todo tipo de acrobacias soltándolo en los momentos más impredecibles (para planear, tomar impulso, etc) y veremos como nuestra pasión por la destrucción será premiada y bonificada. Las instalaciones enemigas pueden ser destruidas en cualquier momento de la misión, lo que nos aportará ventajas varias y un plus de diversión.

Pero habrá que tener mucho cuidado si empezamos a armar el caos sin ton ni son. Conseguir puntos de bonificación es divertido, pero si nos pasamos y el indicador de calor alcanza cotas preocupantes, nos veremos asaltados por los soldados de la facción que este controlando esa zona específica, mientras nosotros intentamos cargarnos algún que otro monumento dedicado al desalmado dictador Panay hijo.
just cause 2 pc video
PREVIEW DE JUST CAUSE 2 – ÍNDICE

PÁGINA 1 – Introducción y desarrollo

PÁGINA 2 – Apartado técnico y conclusiones

Sergio Melero 19 | 02 | 2010