Con el Pillar of Autumn en pleno vuelo y tras abandonar Reach, el misterioso planeta anillo ha sido descubierto en la inmensidad del espacio. Con El Pacto asediando el crucero para que no tomen tierra, es la hora de despertar a John 117, de descubrir el secreto que dejaron atrás los Forerunners y, en definitiva, de volver a jugar a una de las obras maestras que han marcado un antes y un después en la industria del videojuego. Es la hora de Halo, porque el combate ha evolucionado y se ha revolucionado para la ocasión.

UNA DÉCADA DESPUÉS

Parece mentira que hayan pasado ya casi diez años, recordando cómo desempaquetamos el armatoste que era la primera Xbox e introduciendo Halo: Combat Evolved en su interior. Descubrimos un auténtico juegazo que revolucionaría las bases del género, gracias a sus gigantescos niveles, física aplicada, extremo detalle y, sobretodo, una inteligencia artificial de la que pocos juegos podían presumir. Aquello fue el comienzo de una de las sagas más prolíficas y exitosas de toda la historia, y regresa ahora en forma de ‘remake’ gracias a 343 Industries, el estudio que se encarga de la franquicia tras la dulce despedida que Bungie nos brindó con Reach.

Acudimos raudos y veloces a las oficinas de Microsoft para probarlo de primera mano, pues los productores Dennis Ries y David Ellis se encontraban allí para atender nuestras preguntas. El reto al que se enfrentan es grande, pues han de continuar con una saga que es sinónimo de excelencia técnica y jugable, y nada mejor que realizar su correspondiente ‘rodaje’ rehaciendo el primer título de la franquicia, usando el motor que Bungie empleó en la precuela Reach para tal fin. Desde el minuto uno, una feliz y nostálgica sensación se apodera de nosotros, no es para menos ya que Anniversary es, en esencia, la misma obra que parió Bungie en su día.

Desde que tomamos el control del carismático Jefe Maestro, podemos dejar claro que si bien el original tiene ya buenos años a sus espaldas, el ‘gameplay’ sigue siendo muy divertido, incluso comparándolo con los actuales cánones de 2011, no obstante es cierto que se echa de menos detalles como correr, los hologramas o el ‘jetpack’ que equipaban los últimos Spartan, elementos que por suerte recuperaremos con su multijugador, cien por cien Reach pero con mapas de Halo y Halo 2 igualmente remasterizados para la ocasión.

Conversando con David Ellis mientras aterrizamos en Halo, nos comenta que la presión que tienen es enorme, pues han de continuar la labor de Bungie y seguir aumentando los estándares de calidad de la saga. No obstante, la seguridad de sus palabras y lo que vamos descubriendo del ‘remake’ nos da buenas vibraciones, mientras nos invita a pulsar el botón back del mando, que cambia el juego al clásico original para así comprobar la evolución a nivel visual. Alternando ambos modos, la diferencia es espectacular además de que no se han molestado simplemente en optimizar texturas y modelados, sino que han rehecho todo el juego desde la estructura del original, así como aprovechando los modelados de Reach para recrear al Covenant.

¿‘NESESITO’ UN ARMA?

El único punto que nos ha dejado cierto sabor agridulce, ha aflorado a la hora de disfrutar del modo tiroteo, y no es referente a la calidad del mismo que sigue siendo similar a Reach, sino por el doblaje empleado en el código de prueba que estábamos jugando. Si bien Combat Evolved Anniversary dispone del doblaje español original, convenientemente remasterizado para el modo campaña, el multijugador cuenta con voces en castellano neutro, lo que por momentos nos hace vislumbrar la sombra del fatídico doblaje que tuvo Halo 2.

Ignoramos si la versión final tendrá subsanado este error, y aunque dentro de lo malo sólo afectará al modo tiroteo, no deja de rechinar que a cada nueva oleada del Pacto escuchemos un horrendo ‘refuersos’ y similares. No deja de ser algo anecdótico, pero vistos los antecedentes y contando con que Reach tiene ya doblada la parte multi, confiamos en que se resuelva la papeleta de cara a mediados de Noviembre, cuando el juego se encuentre ya en tiendas.

Por lo demás, llega el momento idóneo para volver a disfrutar de tan magna obra una vez más, o para que aquellos que por edad o destino aciago no pudieron hacerlo en su momento lo disfruten por fin. Aunque no llega a la excelencia de Reach, pues 360 ha de ejecutar dos motores simultáneamente (clásico y nuevo, los recursos son finitos), ofrece estampas impresionantes, incluso cuando lo jugamos en 3D ya que es compatible con esta tecnología.

Se avecina un clásico vestido de gala para la ocasión, con añadidos tales como calaveras, cooperativo vía Xbox Live, estereoscópico, integración con Kinect, y la posibilidad de rejugarlo tal y como fue concebido diez años atrás. Las sensaciones no sólo son buenas de cara al juego en sí mismo, sino al comprobar que 343 Industries, tras coger el testigo de Bungie, se encuentran dando el todo por el todo. Este ‘remake’ va a ser sin duda un exquisito aperitivo mientras esperamos, pacientemente, a que llegue el plato fuerte conocido como Halo 4.

José Luis Fernández 24 | 10 | 2011