Muchos son los que piensan que cada generación cuenta con su propio género estrella. Para definir varios ejemplos, durante la época de los 8 bits las platafomas se impusieron, durante los 16 siguieron siendo el género estrella a pesar de la contundente presencia de los JRPG y en la época de los 32 y los 128, las aventuras vivieron una gran época.

A partir de ahí, una nueva forma de entender los videojuegos nació por medio de sistemas de entretenimiento tan avanzados como PS3 y Xbox 360, que vieron en los shooters en primera y tercera persona un gran filón comercial. Pese a que los FPS nacieron y crecieron en PC, desde el éxito de sagas como COD o Gears of War, la acción ha sido el principal género dentro de una generación plagada de marines y soldados sedientos de sangre, ya sea en un entorno realista (como la sobre explotada 2ª guerra mundial) como en un inhóspito y amenazante planeta de connotaciones fantásticas y de ciencia ficción.

¿LA DEBACLE DE LOS CALL OF DUTY?
De todas las sagas de acción actuales, Call of Duty se reivindica como una de las más importantes. Debido a su éxito, varios analistas como Michael Patcher o Ben Schachter (del gabinete Macquarie Securities) afirman que el género empieza a aburrir al usuario. La generación podría estar viviendo su última etapa y, con ella, la debacle de los videojuegos de acción en primera persona.

Las pruebas expuestas por los analistas son tan diversas como “la incuestionable pérdida de ventas de los sistemas de entretenimiento en HD (refiriéndose a Xbox 360 y PS3), “las ventas globales de Modern Warfare 3 han sido inferiores a las de COD: Black Ops” o que “las preventas de COD Black Ops 2, a pesar de su buen ritmo, no son superiores a las de otros títulos importantes ni ten número ni en ritmo“. Veremos si el lanzamiento de títulos a la altura de Black Ops 2, Halo 4 o Battlefield 4 confirman estos estudios.

Sergio Melero 06 | 08 | 2012