Microsoft trató de ser innovadora y rompedora con el lanzamiento hace poco más de dos semanas de Windows 8. Y sin lugar a dudas lo han sido, pero posiblemente demasiado. Tanto que se están planteando volver a la interfaz clásica.

Las ventas no están funcionando tal y como esperaban. Romper los hábitos de los usuarios no es fácil, aunque desde la compañía confían en que a partir de 2013 las empresas adquieran el sistema operativo y remonten en ventas. Al Hilwa, analista de desarrollo de software IDC, piensa que Microsoft tiene un plan B si no funciona en cuanto a ventas: “Claramente, si el producto no se vende bien, lanzarán un pack que reinicie el menú de entrada”.

LA MARCHA DE SINOFSKY ABRE ESTA POSIBILIDAD

Esta posibilidad solo llega después de la marcha de Steven Sinofsky, presidente de Windows y Windows Live desde julio 2009 hasta hace apenas unos días, que dejó la compañía por mutuo acuerdo con la empresa. Esta repentina salida está muy relacionada con esta información. Todo apuntaba a que Sinofsky iba a ser el próximo CEO de la compañía pero finalmente no ha sido así. La rivalidad entre distintas unidades dentro de Microsoft ha sido clásica y, según indican, el estilo belicoso de Sinofsky no casaba mucho con el nuevo Windows 8, del que es uno de los máximos promotores, pues se trata de un sistema operativo para ordenador, móviles y tabletas. En esta nueva aventura Microsoft busca aunar y cooperar entre distintas divisiones de la compañía, en lugar de competir entre ellas.

Sinofsky Windows 8

Microsoft planteó Windows 8 para ordenadores con una interfaz ideal para las tabletas, muy gráfica y con un sencillo manejo. Parece ser que Sinofsky planteó que Windows 8 tuviera la interfaz táctil para ordenadores. Pero hay veces que los cambios no son bien recibidos por los usuarios y puede que esta haya sido una de esas veces. De hecho Kris Kwilas, vicepresidente de tecnología de Stardock, asegura: “Los primeros usuarios de Windows 8 sienten que falta algo. La comodidad sobre cómo usan sus ordenadores choca con cómo Microsoft ha decidido cómo deben usar sus ordenadores”.

De momento todo sigue igual, solo el tiempo y las ventas indicarán si Microsoft decide cambiar la interfaz.

Fuente: USA Today

Nacho Ros 15 | 11 | 2012