Tener una PlayStation 3 pirateada o con el infame PS JailBreak puede costaros un millón de euros. Y si no nos creéis, mirad el caso de Alexander Egorenkov, un hacker conocido en la red como Graf_chokolo. Sony no sólo ha enviado una orden judicial para que la policía confisque su equipo para hackear y su PS3 modificada, sino que además lo ha demandado por 1 millón de euros Evidentemente, Sony no empezará a demandar a cualquiera que piratee su consola, pero este hecho indica que el terreno del hackeo se torna peligroso.

Como protesta, Graf_chokolo ha publicado en la red sus herramientas que permiten piratear PS3 junto al siguiente manifiesto (vía VG247):

“El abogado de Sony me preguntó que qué estaba haciendo, que a qué se debía mi odio hacia Sony. No puede entender porqué lo hago, porque le han pagado para comportarse así. A mí no me han pagado. No le guardo rencor a Sony incluso ahora. El rencor te nubla la mente, y te mantiene alejado de lo que importa. Debo saber utilizar mi mente y conocimientos.

“Así que Sony, has vuelto a fallar, has cogido mi equipo per mi mente sigue libre y no podrás controlarla. Has fallado otra vez. No son nada más que herramientas, puedo conseguir nuevas y seguir con mi rumbo para devolver el Linux en PS3 que nos quitaste. Si quieres detenerme deberá matarme porque no puedo vivir sin programa. Sabes quién soy y dónde vivo, ¡así que ven a por mí!”.

En el próximo capítulo del drama “Pasión de Alexander”, descubriremos que Sony ha enviado asesinos para acabar con su vida.

Daniel Cáceres 28 | 02 | 2011