Recientes rumores apuntan a que la piratería en la nueva Nintendo 3DS tiene los días contados. Según parece, 24 horas después de su salida, los hackers consiguieron piratear la portátil de Nintendo y consiguieron emular juegos de su antecesora, la Nintendo DS, mediante el uso de tarjetas flash.

La gran N ha tomado cartas en el asunto y ha desarrollado un sistema de actualizaciones automáticas el cual mediante el uso de los “SpotPass”, un sistema que permite conectarse a la red Wi-Fi sin necesidad de autorización del usuario, se descargarán actualizaciones que detectarán si la consola hace uso de sistemas piratas, bloqueando la misma. Estos “SpotPass” serán capaces de conectarse a nuestra consola aún estando en estado de reposo, permitiendo descargarse actualizaciones recientes conforme se detecte un punto y se conecte. A su vez,también serán bloqueados todos aquellos usuarios que hagan uso de lenguaje soez o denigrante (vía GoNintendo).

La iniciativa propuesta por Nintendo tiene muy buena pinta y por el momento, la idea de las actualizaciones automáticas sin necesidad de la autorización del usuario, pone en vanguardia a la compañía nipona en la lucha contra la piratería. Veremos que tal les funciona el invento y cuanto tardan los hackers en encontrar alguna solución para conseguir piratear de nuevo la consola. Esperemos que tarden mucho tiempo, ya que Nintendo DS fue una de las consolas más pirateadas y la compañía no dejará que esto se vuelva a repetir en su nueva portátil.

Victor Monfort 07 | 03 | 2011