Hace unos años los jugadores de Game Cube no se cansaban de jugar Pikmin. Como resultado el título fue uno de los más queridos de la consola de Nintendo y hasta ahora seguramente hay muchos fanáticos que lo consideran una obra maestra de la estrategia.

La compañía Nintendo viene presentando New Play Control una serie de juegos originales de Game Cube que ahora podrán disfrutarse en Wii. Esto se ha logrado adaptando los controles de esta consola a los mandos de la Wii, para que así los jugadores de esta puedan divertirse con títulos económicos e inolvidables.

El primer juego de esta serie en llegar a occidente es Pikmin Wii, una producción que mantendrá su encanto, jugabilidad y todos esos detalles que lo hicieron un grande. Los jugadores de Wii tendrán una oportunidad -imperdible- de conocer al Capitán Olimar, quien por serios problemas en su nave espacial aterriza en un planeta misterioso donde conoce a los Pikmin, sus aliados en divertidas aventuras.

Los Pikmin ayudarán al Capitán, quien debe reunir 30 piezas para reparar su nave y seguir con su viaje. A cambio estos personajes solo pedirán protección. El protagonista puede controlar a estos seres usando las ondas telequinéticas de su casco.

En el transcurso de la aventura más Pikmin se unirán al juego, los cuales serán de diferentes colores (rojo, amarillo y azul). Los desafíos del título están representados por complicados escenarios, puertas cerradas y monstruos.

Con el Nunchuk se controlará los movimientos de Olimar y la cámara (esto último en conjunto con el botón Z). El wiimote se usará para el cursor que selecciona a los Pikmin, a quienes podremos llevarlos hacía un lado usando el botón A. Los enfoques se manejan con la cruceta digital del wiimote, mientras que el eje inferior de la cruceta sirve para el control telepático.

Su agradable control –casi todas las acciones se ejecutan con el botón A-, la posibilidad de disfrutar el juego a 16:9 y el sistema para guardar partidas, harán de Pikmin Wii un juego adorado por los jugadores de actualidad, quienes quizás queden aficionados por siempre con este atractivo juego.

María Sánchez Montes 22 | 01 | 2009