Durante el pasado Salón del Manga de Barcelona asistí a una interesante mesa redonda con los autores del libro “Mi Vecino Miyazaki” (@A1varoLopez @NelValay en Twitter). En ella se discutió sobre la situación de Ghibli, su parón “temporal”, la jubilación del maestro Hayao Miyazaki, el peso con el que su hijo Goro carga a las espaldas… y dándole vueltas se me ha ocurrido que Nintendo, que no termina de enchufarse a esta generación con Wii U, sufre de un mal parecido al de Ghibli.

Shigeru Miyamoto, clave para Nintendo

El problema de Ghibli, al menos como yo lo veo, es que a pesar de que lo conocemos como un gran estudio de animación en el que han participado brillantes directores japoneses, las películas que han triunfado son aquellas en las que ha metido mano Miyazaki. ¿Puede sobrevivir Ghibli sin él? La personal forma de narrar las historias, de presentar a los personajes, de reivindicar el respeto por la naturaleza e introducir su admiración por la ciencia, son personales e intransferibles, y probablemente mueran con el genio japonés. Este mal endémico que ha terminado por paralizar la producción del estudio hasta nueva orden, se ha alimentado a lo largo de los años aprovechándose del tirón del maestro: se ha desgatado su nombre y ahora aquello que no lo lleva parece de segunda.

Muchos ya sabréis por dónde voy a ir. Los de Kioto dejaron a Wii sin HD en una época en la que parecía básico y lo hicieron porque apostaron de lleno por una jugabilidad innovadora, que, en efecto, dio sus frutos. Esto cambió en Wii U, pero sin embargo, no se le metió la potencia necesaria para ser de pleno derecho parte de la octava generación (podríamos llamarla de la 7.5). El éxito de Nintendo ha venido por sus grandes franquicias, y eso bien lo saben. Sin embargo, todas esas franquicias tienen un nombre propio, Miyamoto.

La princesa Mononoke de Hayao Miyazaki

¿Acusa Nintendo la edad de Miyamoto y los de su generación, tal y como Ghibli se ha desinflado tras la jubilación de Miyazaki-sensei? Por supuesto.

Es verdad que Nintendo no depende solo de las franquicias de Miyamoto, y tiene algunas otras PROPIAS, pero al final es el fontanero italiano y sus hermanos clásicos los que tiran del carro, y para muestra un botón: Wii U ha empezado a animarse con la llegada de Mario Kart 8 y Super Smash Bros. Afortunadamente algún que otro third party puede apuntarse al éxito como Hyrule WarriorsBayonetta 2 ambos desarrollos arropados por Nintendo y que han sabido aprovechar el tirón exclusivo con objetos ingame de otras franquicias. Sin embargo la mayoría han abandonado el barco de los juegos adultos, como Ubisoft, Activision o EA.

El estudio Ghibli se encuentra perdido en estos momentos y su futuro es incierto (su forma de negocio, el liderato de Goro, cuándo veremos un nuevo filme bajo su sello), sin embargo, Nintendo está superando su momento de vacilación con nuevos proyectos, como las figuras amiibo, que están regando de ingresos extra sus arcas y qué sin duda notaremos en abril cuando publiquen los datos fiscales del año. Renovarse o morir.

Rocío González en 29 | 12 | 2014