La carrera por el poder dentro del género de acción en primera persona se encuentra en uno de sus puntos más interesantes. Modern Warfare 3 y Battlefield 3 luchan entre sí para alzarse con el puesto de honor dentro de un catálogo sobresaturado, carente de ideas en la mayoría de los casos, que tiene en estas dos franquicias sus dos baluartes. Y es que, nos guste o no, esta generación se ha regido por el poderío de los FPS y de la acción más espectacular, demostrando que eso de “pegar tiros” va mucho más allá del PC y se adapta con la suficiente soltura a las exigencias de los usuarios de consola.

Unos usuarios que parecen haberse olvidado de la valía de una buena campaña en solitario, incapaces de mirar más allá del multijugador en línea. La trama principal, aunque cargada de referencias fascistoides norteamericanas y ondeantes banderas de barras y estrella, aún puede interesar a unos pocos jugadores, por lo que estas dos terceras partes se han convertido en títulos de referencia por varios motivos, siendo su simple nombre el principal de ellos. Activision y Electronic Arts se frotan las manos pensando en los porcentajes de beneficios navideños mientras millones de usuarios en todo el mundo babean ante cualquier trailer o material promocional que aparezca.

Aun con esto, sería absurdo negar la espectacularidad de ambas propuestas, superiores incluso a algunas superproducciones de Hollywood. Modern Warfare 3, por una parte, buscará cerrar una historia que tiene a los rusos como malos de la función, con un conflicto global de fondo que nos llevará a viajar por medio mundo. Battlefield 3, por otra parte, nos trasladará hasta territorio enemigo, en una zona de Oriente Próximo, aunque se dice que también veremos otros escenarios. Sea como fuere, ambos títulos tienen su lanzamiento previsto para el próximo otoño, pensando siempre en la campaña navideña.

DICE e Infinity Ward, los responsables de ambas propuestas, saben perfectamente que deben ofrecer un producto superior, al menos en algún aspecto, al de la competencia, por lo que ambos títulos buscarán ofrecer lo mejor en varios apartados. En este sentido, Battlefield 3 parece haberse adelantado a Modern Warfare 3 con un potente motor gráfico conocido como Frostbite 2, que ofrece unas impresionantes imágenes en PC. El principal problema es que, hoy en dia, estos título triunfan más en consola, por lo que esta posible ventaja podría verse reducida al final de la carrera comercial, comparando ventas de compatibles y consolas.

Ahora que se aproxima el E3, no nos cabe ninguna duda de que ambos títulos (con sus productores encabezando el ataque) lanzarán la ofensiva definitiva para intentar sacar un cuerpo de ventaja en la carrera por el trono. Esta gran prueba de fuego tendrá a los usuarios muy pendientes, así como a toda la prensa especializada, que tenemos una oportunidad de oro para llenar noticias y textos con ambas propuestas casi sin descanso. Y es que cualquier información, por nimia que sea, de Modern Warfare o Battlefield se analiza con lupa por los medios, que se transforman en el combustible idóneo para que explote la maquinaría.

Volviendo al tema visual, es evidente que Battlefield 3 ha ganado muchos puntos para conseguir arrebatarle el puesto de privilegio a Call of Duty, que lleva siendo amo y señor desde tiempo atrás. El podería gráfico de la propuesta es innegable, al menos en PC, y los responsables de Modern Warfare 3 se han dado cuenta. Aquí entra en juego uno de los puntos más intersantes de la batalla, ya que Infinity Ward y Activision se han visto obligadas a mejorar un motor gráfico que presentaba muy pocos cambios desde Modern Warfare 2. Y es que, si en Battlefield 3 se caen los edificios y casi todo es destructible, en Modern Warfare 3 no iba a ser menos.

DICE y Electronic Arts, además de atacar en lo visual, han decidido hacerlo en lo promocional, con una campaña de marketing que alcanzará su punto álgido cuando el lanzamiento esté más próximo. Esto ocasionará que ambos títulos lleguen a la tiendas en fechas muy cercanas, lo que bien podría inclinar la balanza en beneficio de uno u otro. Y es que el precio elevado que tienen los videojuegos hace que muy pocos usuarios puedan permitirse el lujo de comprar ambos títulos, por lo que decidirse por alguno de los dos parece la mejor opción.

La gran mayoría tendrán en cuenta el multijugador, otros optarán por los gráficos o la jugabilidad y sólo unos pocos eligirán teniendo en cuenta la campaña en solitario (aún quedamos nostálgicos que disfrutamos jugando tranquilamente en el salón, sin camperos amargándonos la tarde). Sea como fuere, Modern Warfare 3 y Battlefield 3 se disputarán el trono del género FPS este 2011, aunque algunas compañías se empeñen en unirse a la pelea sin venir con armas contundentes. Que esta batalla tenga un vencedor justo para todo el mundo parece difícil. Aunque una cosa está clara, los gustos del público contemporáneo nunca habían estado tan claros en lo que a géneros se refiere.

Antonio López 25 | 05 | 2011