Durante las semanas previas al E3, Internet ruge mientras se habla de nuevos juegos, qué secuelas serán presentadas, filtraciones y rumores que disparan la expectación del jugador, anhelando esos días de conferencias y feria en el Convention Center de Los Angeles. Una vez comienza no se pueden dejar de esperar sorpresas en forma de juegazos e incluso máquinas nuevas para jugar, y al final todo el mundo termina contento por el volumen de juegos que se esperan de cara al próximo año. Sin embargo, la presente edición de la feria no ha tenido en su haber transcurrir por los derroteros habituales, con unas consolas que están dando los últimos coletazos y acusan ya su edad, la nueva máquina de Nintendo con un enfoque extremadamente social y discreta potencia, así como una atención desmesurada en productos tales como Smartglass, NintendoLand, o Wonderbook, en detrimento de las ingentes cantidades de juegos de calidad que se han visto en otras ediciones, algo que le habría venido muy bien a los poseedores de PlayStation Vita sin ir más lejos.

halo 4 e3 2012

Sería injusto decir que no ha habido detalles brillantes, pues ahí están los nuevos motores gráficos mostrados en demos técnicas: EPIC, Square Enix o Crytek han mostrado su idea de cómo van a ser los videojuegos de mañana, aún con la incertidumbre de no saber si las sucesoras de PlayStation 3 y Xbox 360, podrán con brutalidades del calibre de Unreal Engine 4. Lamentablemente, la Next-Gen de Nintendo parece que no va a contar con esa característica. Michael Patcher, el conocido analista de la firma Wedbush Securities, ya anticipaba que tendríamos un E3 discreto más centrado en otro tipo de software que lo que entendemos comúnmente como videojuegos, lo que viene a ser una profecía autocumplida a tenor de lo visto.

Ya sin uñas que comer y antes de empezar tan loable sarao, Nintendo presentó un vídeo sobre el concepto de su nuevo mando, ni más ni menos que grabado en el corazón de la empresa en Kioto; un poco de kanji por aquí, algo de filosofía oriental por allá, y ya tenemos idea de lo que puede hacer la nueva apuesta de la Gran N, eso sí, nada de juegos por ahora. Llegado el turno de la conferencia de Microsoft y en el mismo edificio donde acostumbra cada año, la cosa se esperaba que transcurriera por los derroteros acostumbrados desde que Kinect apareciera en escena: mucho juego para dicho dispositivo, nueva ración de Halo, Forza y Gears of War, mucho multiplataforma y quizás algo de aplicaciones interesantes. Iluso de mí, los juegos daba la sensación de que pasaban a un segundo plano respecto a productos como Nike Training o canales cuya llegada a España es toda una incógnita. La “sorpresa” llegó de la mano de Smartglass y su interacción multidispositivo, ya no somos el mando pero no importa.

the last of us e3 2012

Llegados el turno de EA y Ubisoft, la cosa se animó gracias a que la estrategia de dichos productores pasa por hacer juegos, aún para el sector más casual con celebrities incluidas. Ración de deportes y Star Wars unos y de Rayman, Assassin’s Creed y demás, destacamos Watch Dogs, o la idea que tienen los de Montreal del sandbox, muy posiblemente la gran sorpresa de la edición de este año, cosa que por otra parte tampoco era muy difícil. Vuelta a los autobuses de toda la prensa y todos de camino a la conferencia de Sony, más centrada en seguir nutriendo de juegos a su sobremesa pero con poco que anunciar respecto a la pequeña de la casa, y salvando los muebles Naughy Dog y Quantic Dream para demostrar lo que todavía pueden estirar a la vetusta PS3, pero olvidándonos del 3D que tampoco es que esté pegando muy fuerte.

A grosso modo como conclusión respecto a las conferencias, todo lo mostrado recicla elementos ya vistos en su enésima vuelta de tuerca: Más Halo, más Gears, Lara o Sam Fisher pretendiendo ser Nathan Drake o Ezio Auditore, en un constante deja vù con buena parte de los juegos presentados, incluso algunos potentes como Resident Evil 6 o la enésima revisión de Call of Duty. Ya sólo quedaba Nintendo al día siguiente para presentar su nueva generación de sobremesa, y la opinión unánime es que muy mal tenían que hacerlo para no llevarse el E3 con la gorra. Un hardware competente y soltar una bomba del tamaño de un novedoso Mario o Zelda para ponerse al público por bandera. Pues nada de eso; mucha red social, minijuegos, un puñado de multis y un nuevo Mario Bros. más Pikmin para apaciguar a las masas sin terminar de aclarar dudas respecto al uso y concepto de Wii U.

pikmin 3 e3 2012

Menos mal que ya con la feria a todo trapo, tuvieron en su haber mostrar los nuevos motores y herramientas para el salto gráfico que consumidores y mercado comienzan a demandar cada vez más. Pero no hay duda de que este año la feria más importante del videojuego ha perdido lustre, y ya no es que sea culpa del estiramiento artificial de las actuales consolas (salvo Wii, abandonada a su suerte), es que se nota muy poca falta de ideas, se echa de menos productos desaparecidos como The Last Guardian, y gigantes que podían haber dado un buen revulsivo a la feria tal que Rockstar o Valve. En definitiva, juegos con poca variedad y con tintes clónicos, pequeñas sorpresas, grandes dudas respecto a la nueva consola presentada por Nintendo, demasiada aplicación social y casual, para un E3 muy irregular, veremos a ver cómo sobrellevamos lo que queda de año.

José Luis Fernández 22 | 06 | 2012