Los avatares cambian ligeramente de aspecto con la reciente actualización de la interfaz o dashboard de Xbox 360. Que nadie se espere una revolución estilística: la proporción del cuerpo de los avatares ha mejorado ligeramente (buscando el realismo) para que sus movimientos no sean tan raros cuando el jugador los controle con Kinect.

A modo de anécdota, si el jugador quiere crear un nuevo Gamertag o no le gusta el que ya tiene, pero el alias escogido no está disponible, su Avatar será el encargado de hacer girar una rueda de sugerencias derivadas de los gustos del usuario.

Aunque la actualización tuvo lugar hace unas semanas, recordamos que el reformado portal Xbox.com permite editar el avatar y previsualizar los objetos para los avatares antes de comprarlos. No hay nada tan desquiciante como adquirir un ítem para después descubrir que no le queda bien al avatar de turno.

Daniel Cáceres 02 | 11 | 2010