El retraso que Watch Dogs arrastra puede que se haya debido a algo más que a pequeños retoques o a la solución de un puñado de errores. Podría ser que también se le hubiera metido caña al contenido.

La versión definitiva del juego de Ubisoft con más hype de los últimos tiempos se ha reenviado a la junta calificadora de Australia y el título ha cambiado de +15 a +18, una clasificación más adulta que podría sugerir algún que otro cambio en estos últimos meses. Muchos dirán que en los gráficos no han estado trabajando, que en algo tendrá que ser.

Watch Dogs

El +18 de Watch Dogs atiende a un contenido alto en violencia, pero también en temáticas, uso de drogas y sexo, y un contenido moderado de desnudos y palabras malsonantes. Además, se advierte de violencia sexual y escenas de sexo. Sin embargo, el pasado mes de septiembre, cuando el juego conseguía un +15, se describía con alto contenido en violencia, moderado en lenguaje malsonante, desnudez y sexo y leve en uso de drogas.

Sea que la primera vez la Australian Classification se quedara corta, sea que el sandbox ha cambiado, las portadas del juego que Ubisoft ha enseñado con la etiqueta PEGI han distinguido la clasificación +18. Ahora bien, los australianos ya han especificado al detalle el porqué, que es lo que vamos a encontrarnos el próximo 27 de mayo.

Recordemos que la clasificación australiana solo hace un año que tiene el +18 (empeñada en censurar todo lo que no fuera considerado apto para +15), así que da gusto ver cómo lo usan.

Fuente: VG247

Rocío González en 12 | 03 | 2014