En el mundo fantástico de The Witcher, el entretenido RPG en tercera persona que no ha parado de obtener fanáticos, nos esperamos muchos monstruos.

Cuando nos sumerjamos en la historia basada en la obra de Andrzej Sapkowsky, nos toparemos con criaturas que no pueden controlar sus deseos de hundir u otras partes de su anatomía en la carne humana.

Algunas de estas bestias son primitivas desde el momento en que se conjugaron las esferas, mientras que otras son el resultado de mutaciones o experimentos de personajes irresponsables

Los jugadores de The Witcher conoceremos a la Bruxa, un ser que puede infundir temor en los corazones de hasta los más experimentados; al Graveir, un monstruo que acostumbra matar a los humanos que se adentran en el cementerio después del anochecer; al Wyvern, una criatura que habita las regiones montañosas; a los Fledders, una abominable criatura sedienta de sangre; a los Strigas, monstruos a los que se debe eliminar decapitándolos y quemando sus restos; y al Kikimore, un monstruo que suele atacar con corrosivos y tóxicos fluidos.

Debemos resaltar un detalle importantísimo, en The Witcher una decisión equivocada durante los combates contra estos monstruos, nos puede costar muy caro.

Freddy 24 | 03 | 2009