Cada vez que este año se ha retrasado algún juego (yendo a parar a 2015) hemos repetido lo mismo: el año que viene va a ser uno grande para las next-gen. Pero tanto ha ido el cántaro a la fuente, que al final… Microsoft no sabe si será capaz de lanzar todos los juegos planeados y medita mover las fechas de algunos juegos previstos para otoño de 2015. Es decir, están pensando retrasar algunos títulos de manera estratégica para despejar un poco otoño.

Halo 5: Guardians para otoño de 2015

En el último podcast de Larry Hyrb (Major Nelson), él y Phil Spencer charlan acerca del catálogo que espera a Xbox One. Al parecer, otoño de 2015 tiene tantos juegos en su calendario que se están planteando mover fechas.

Pudiera parecer que este tipo de comentarios van centrados a aumentar las expectativas de los compradores prometiendo un año fértil en títulos (y algo de esto hay), pero si creemos a Spencer, no es su intención. Según cuenta el jefe de Xbox One, no saben si serán capaces de distribuir todo lo que tienen pensado. De hecho, corren el peligro de saturar esos meses finales del año, y están planteándose mover las fechas para dar oxígeno a sus lanzamientos y mejorar sus oportunidades de venta.

Entre las grandes exclusivas para Microsoft Xbox One que esperan en 2015 destacan Halo 5: Guardians, Rise of the Tomb Raider o Quantum Break. Estos juegos, además, tendrían que enfrentarse a grandes IP de terceros que cada año llegan en septiembre, octubre y noviembre.

Fuente: Videogamer

Rocío González en 04 | 11 | 2014