Tras pasar por la consola Xbox 360 hace unos meses Mass Effect ha llegado a PC con contenidos adicionales, mejoras en el aspecto gráfico y un sin fin de ajustes en el control del juego que aun cogiendo todo lo bueno que experimentó en la consola de Microsoft ahora mejora el sistema de control que ha sido optimizado para dar una gran experiencia combinando el ratón y el teclado.

mass effectMass Effect es un juego de rol situado en un futuro lejano donde la humanidad tiene una gran tecnología (extraída de unas reliquias extraterrestres) con la que es capaz de extenderse a lo largo y ancho de todo el Universo. El problema que, Shepard, el comandante que encarnarás en el juego se ve involucrado en le roba de otro artefacto extraterrestre por una misteriosa raza de robots. Esto hará que subido a tu nave recorras todo el Universo para detener este peligro que amenaza a todas las formas de vida.

Peor no pienses que el juego se acaba aquí, ya que, cuenta con un grandísimo guión digno de toda una superproducción de Holywood así como un excelente sistema de diálogos que te meterá de lleno en la historia de este apasionante juego que también incluye varios finales alternativos.

Todo esto para disfrutar de un auténtico juego de rol muy táctico y con unos combates apasionantes donde la acción se puede pausar para dar órdenes aunque también puede jugarse en tiempo real. Como no puede ser de otra forma el juego incluye un amplísimo arsenal, multitud de habilidades y poderes especiales que serán capaces de tenerte pegado a tu PC durante meses.

En definitiva, Mass Effect es un juego imprescindible y 100% recomendables para todos aquellos que les guste disfrutar de juegos con una historia apasionante, un sistema de juego impecable y un aspecto visual sorprendente. Las pegas del juego son que sólo es posible instalarlo en tres ordenadores máximo y que no está doblado al castellano.

REQUISITOS DEL PC

CPU: Pentium 4 a 2,4 GHz
RAM: 1GB
DISCO DURO: 12 GB
TARJETA 3D: GeForce serie 6, ATI X1300 XT o superior.

mass effectmass effect

Javier Ortizá 05 | 06 | 2008