Según diferentes estudios desarrollados en EEUU, los videojuegos con modos cooperativos ayudan a sus usuarios a trabajar en equipo, mientras que los títulos que ofrecen modos competitivos hacen que sus usuarios sean más individuales y no cooperen de la misma forma. Estos estudios también concluyen que los videojuegos violentos no hacen necesariamente agresivos a sus jugadores, todo depende de la forma de jugar.

EL ASPECTO SOCIAL DE LOS JUEGOS

Según explicó David Ewoldsen, coautor de uno de los estudios y profesor de comunicación en la Universidad Estatal de Ohio: “Claramente, la investigación ha establecido que existen vínculos entre los videojuegos violentos y la agresión, pero eso es una imagen incompleta. La mayoría de los estudios que encuentran relación entre los juegos violentos y agresiones se hicieron con gente que juega sola. El aspecto social de los videojuegos de hoy en día puede cambiar las cosas un poco”.

Ewoldsen añadió: “El caso es que la forma de ser y actuar en el mundo real cambia con respecto a lo que está pasando en los videojuegos. Los videojuegos no controlan lo qué hacemos ni cómo somos“. En los estudios efectuados, se utilizaron grupo de usuarios que jugaban a Halo y Unreal Tournament de forma cooperativa y competitiva, demostrando que aquellos que jugaban en equipo tenian una mejor predisposición para trabajar en equipo y eran menos agresivos.

Fuente: Daily News.

Antonio López 10 | 09 | 2012