Los actores americanos de doblaje de videojuegos amenazan con organizar una huelga para quejarse del trato que reciben por parte de los productores. Bajo el hashtag #PerformanceMatters (la interpretación importa), se preparan para votar si van a huelga, después de que las negociaciones con compañías del sector como EA, Disney, Warner o Activision, se hayan quedado estancadas. Esto podría afectar a muchos trabajos de 2016, que podrían ver sus fechas de lanzamiento retrasadas a causa del doblaje.

Travis Willingham en sesión de trabajo
Travis Willingham (Battlefield Hardline, Halo 5, League of Legends)

Entre las demandas de los actores de doblaje está la de bajar el sueldo medio para ayudar a los pequeños estudios, pero introducir bonus para los juegos de más éxito, en concreto, un extra cada dos millones de juegos vendidos (hasta ocho). Además, demandan más información de los proyectos antes de empezar (transparencia en lugar de secretismo), extras por trabajos que estresen su voz o mayor seguridad (coordinadores) para los trabajos de captura de movimiento.

Los votos del sindicato SAG-AFTRA (Screen Actors Guild y American Federation of Television and Radio Artists) se recogerán del 16 de septiembre al 5 de octubre, y se cree que un 75 por ciento de sus miembros están a favor del parón, entre ellos dobladores tan reconocidos como David Hayter, Travis Willingham o Steve Blum. Si se aprueba la moción y se ponen en huelga, podríamos ver retrasados muchos proyectos de 2016. Es por ello que tenemos que estar atentos al desarrollo del conflicto.

Es inevitable acordarse en estos momentos de la huelga de guionistas de 2007 que provocó que las series americanas de esa temporada vieran sus capítulos recortados considerablemente (Perdidos, Anatomía de Grey, 30 Rock…).

Rocío González en 23 | 09 | 2015